Los ecologistas reclaman un plan ‘urgente’ contra los plumeros

La organización Ecologistas en Acción (EA) ha llevado a cabo un seguimiento de la presencia de la planta conocida como ‘Plumero de la Pampa’ en Cantabria, y ha valorado la situación como ‘alarmante’ y requiere de un plan de choque ‘urgente’  para combatir la presencia de a esta especie invasora. EA asegura que las plantas invasoras se convierten en un problema cuando aparecen en un lugar del planeta por causas no naturales, como es el caso del Plumero de la Pampa (sp. Cortaderia selloana), originaria de América del Sur.

Según los ecologistas, existen dos teorías para explicar la llegada de esta especie a Cantabria: una afirma que hace ya varias décadas arribaron sus semillas a la zona portuaria entre graneles venidos del nuevo continente; la segunda sugiere que la importó algún indiano expresamente de Argentina para decorar su jardín. Fuera como fuese, el caso es que los plumeros por su potencial reproductor (300.000 semillas por plumero) y por su versatilidad, colonizan tanto humedales como bosques como puertos de montaña (hasta los casi 900 metros de altitud), riberas fluviales, etc. y se están convirtiendo en ‘una plaga’ en perjuicio de la naturaleza autóctona de Cantabria.

EA asegura que esta planta no sólo daña a los ecosistemas, sino que también causa un problema de salud pública debido a que  provoca afecciones alérgicas. Ecologistas en Acción agrega que ya se ha detectado la aparición de plumeros muy alejados de la costa (punto inicial de la aparición de la planta) como son Luena, Val de Asón, Alto Miera (llega a casi 900 metros de altitud ), Alto Pas, Cieza, Valle de Soba, Cabuérniga, etc.

En estos lugares, y otros más, de especial interés natural en el interior de Cantabria, las plantas se han localizado en márgenes de caminos restaurados, al pie de recientes muros de contención o en lugares de despensa de materiales de obras públicas. Esto indica que el traslado de las semillas se ha realizado con el traslado de la grava y la arena de cantera donde tienen acomodo fácil y se asientan las semillas.
Las Consejerías de Obras Públicas y de Medio Ambiente deben valorar conjuntamente esta circunstancia para que lugares libres de esta planta invasora sean protegidos, además de dar prioridad a la eliminación de los pies de plumeros de los lugares mencionados.

Por el contrario, EA se muestra contraria al uso de productos químicos como el glisofato para combatir los plumeros, por las consecuencias ‘nefastas’ para el medio y su valor inespecífico. ‘Es necesario combatir la planta teniendo en cuenta su ciclo vital, impidiendo que los plumeros eclosionen en agosto, pues en ellos se albergan las semillas (su potencial invasor)’, matiza la organización ecologista. Es en el mes de julio, justamente, cuando se inicia el desarrollo de las semillas en el interior de las varas, las cuales en agosto pasarán a ser tallos de los plumeros (semillas) una vez hayan eclosionado. Por lo que en este mes procede toda siega selectiva profundizando en la base de la planta y eliminando las varas, así como proceder al arrancado de plumeros durante el resto del año.

Los problemas asociados a las especies invasoras viene siendo una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el planeta, recuerda EA.

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia