Mejora la situación de los ríos de Cantabria y se rebaja la alerta por riesgo de desbordamientos

La prevención y el trabajo de más de 200 efectivos de emergencias han evitado que se generen en la región situaciones de peligro para personas y bienes

Santander – 28.02.2016

La situación de los ríos de Cantabria mejora con el paso de las horas y, pasado sin mayores incidentes el momento más delicado de las 20:00 horas, coincidiendo con la pleamar, la evolución en las diferentes cuencas es favorable y se está rebajando en nivel de alerta por riesgo de desbordamientos.

A esta hora de la tarde, está descendiendo el caudal del Besaya, a su paso por el puente de Torres, y del Pas, a la altura de Carandía y de Puente Viesgo, que durante todo el día se han mantenido en un nivel de alerta roja. Se espera que a lo largo de la noche pasen a un nivel de prealerta naranja, en el que se encuentra en este momento el Miera, en la zona de Puente Agüero. La situación del resto de ríos está estabilizada.

El trabajo en el ámbito de la prevención, con la activación esta madrugada del nivel 1 del Plan Territorial de Emergencias (PLATERCANT) ante la convergencia de fenómenos meteorológicos adversos de lluvia y nieve, sumado a la movilización e intervención de más de 200 efectivos de emergencias, entre personal del 112, parques municipales de bomberos, agrupaciones de voluntarios, equipos de Cruz Roja y Guardia Civil, ha evitado que se generen en nuestra Comunidad Autónoma situaciones de peligro para personas y bienes, más allá de incidencias menores que han sido rápidamente atendidas.

Así, se han producido cortes de carretera por acumulaciones de agua en Polientes, Quijano y Hoznayo. También se han registrado varios desprendimientos a lo largo del día, uno de ellos en la A-8, entre el punto kilométrico 205 y 203, en sentido Bilbao, que ha obligado a desviar el tráfico por la N-634, y otro en la línea ferroviaria entre Gibaja y Marrón, que ha quedado reestablecida a última hora de la tarde.

Además, se han inundado locales y garajes en diversos puntos de la geografía, especialmente en Los Corrales de Bulena y Corvera de Toranzo, y varios vehículos se han sido arrastrados por el agua en Hoznayo y Barros, mientras que los bomberos han evacuado a dos personas de una vivienda en Carandía.

Por otro lado, la nieve mantiene cerrados los puertos de Lunada, Palombera, La Matanela y el acceso a Tresviso, que se encuentra incomunicado por carretera, y se requiere el uso de cadenas para circular por Brañavieja, Potes-Piedrasluengas, Potes-Fuente Dé, Alto del Caracol y Puentenansa-Piedrasluengas.

La previsión para las próximas horas es favorable. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) desactivará a medianoche los avisos por lluvia y nieve en Cantabria.

PLATERCAN

El consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, junto con el director general de Protección Civil y Emergencias, Luis Sañudo, ha conocido sobre el terreno las incidencias que a lo largo de la jornada de hoy, domingo, se han producido en diferentes puntos de la región con motivo de la crecida de los ríos.

Por la mañana se trasladó a Ampuero y a Ramales de la Victoria para seguir la evolución del Asón y por la tarde a la zona del Besaya y del Pas, en compañía de los alcaldes de los correspondientes municipios.

A pesar de que la situación evoluciona favorablemente, el PLATERCAN permanecerá activo hasta que no se restablezca el caudal normal de los ríos y se rebaje la situación de riesgo. El Centro de Coordinación Operativa (CECOP) sigue instalado en la sede del 112, realizando un exhaustivo seguimiento de la situación y coordinando los medios intervinientes.