Pedro Casares asegura que cuando gane las elecciones llevará a cabo una política “que atienda a la gente” y no a “obras que no interesen a los vecinos”

cantabria_diario_fotografias3360
Pedro Casares en el centro de la imagen con gabardina marrón, bufanda y guantes.
  • Recordó la “falta de humanidad” en el caso de Amparo Pérez

El secretario general del PSOE de Santander y candidato a la Alcaldía, Pedro Casares, ha criticado que el actual alcalde de la ciudad, Íñigo de la Serna, hable de políticas centradas en los ciudadanos cuando ni siquiera consulta a los vecinos las remodelaciones de los barrios en los que viven. Casares, que el sábado asistió al acto organizado por la Plataforma “Salvemos Prado San Roque y Rio de la Pila”, denunció que la verdadera política de De la Serna es aprovechar todos los metros cuadrados posibles para rellenarlos de hormigón.

El líder socialista ha defendido una política “que atienda a la gente”, sus peticiones y sus demandas. Para Pedro Casares, lo que hace el actual equipo de gobierno local es iniciar las obras, y luego “comunicarlo a los vecinos, si es que lo hace”. Así, ha recordado que desde la Plataforma ha habido varias quejas por la falta de información para presentar alegaciones a un proceso que pretende expropiar muchas de sus viviendas.

Es por eso que Pedro Casares ha reiterado su intención de llevar a cabo una remodelación de la política social en la ciudad cuando resulte elegido en las próximas elecciones. El candidato a la Alcaldía ha incidido en que su intención sí es tener en el centro de la actividad institucional a las personas y a los barrios, y no “obras que no interesen a los vecinos”.

Para Casares, lo ocurrido en el barrio Prado San Roque es “otra baldosa en el camino” que está recorriendo De la Serna desde hace años para remodelar la ciudad a su antojo sin tener en cuenta a las personas que viven en ella. A esta “política del hormigón” se añade, como ha recordado el candidato a la Alcaldía, los pocos recursos a políticas sociales, la subida de los impuestos, la falta cada vez mayor de pulmones verdes y casos recientes de “falta de humanidad” como el de Amparo Pérez.

El secretario general de los socialistas santanderinos, que escuchó de primera mano las quejas de los vecinos, recordó que “no quieren nada”, solo quedarse en el barrio en el que han vivido toda la vida, algo a lo que el actual alcalde no parece darle demasiada importancia, guiándose solo por el beneficio económico que puedan reportar las obras. “Tendremos una ciudad muy inteligente, pero que no piensa y no escucha lo que quieren sus ciudadanos”, concluye Casares.