Propietarios banqueros en comunidades de obreros

Por Elena Hernández Lauffer

Elena Hernández LaufferResulta que por ostentar el puesto de Presidenta de Comunidad, tuve un juicio el otro día. ¡Que maravilla! Avisada una hora antes por el señor administrador quien me informa que varios pisos adeudan gran cantidad a la apenada comunidad. Unos de tantos, pero en este caso propietarios los bancos.

Bankia que se niega a hacerse responsable y dice son de Caja Madrid. Caja Madrid se parte la “caja” porque no existe, así que no le encaja. Entonces mamá Bankia dice que no es responsable, que le pregunten al Banco malo, que ella no suelta palo. Y así entre unos y otros se van pasando la pelota. Mientras la Comunidad, enferma de deudas no tiene quien la proteja. ¡O pagas…o colleja!

Bankia dice que ella no confiesa, que bastante tiene con el Blesa. Y Banco Malo, no aparece por ningún lado.
A la Comunidad se le caen las tejas pero eso a los morosos no les interesa. El Ayuntamiento exige se ejecuten las obras más deprisa y a mi, Presidenta, ya me da la risa.

Pleitos con particulares y se unen ahora los bancos malabares, que no saben como marear la perdiz para no soltar lo que no les sale de la nariz.
No queda vergüenza pero sobra mucho sinvergüenza que con los bolsillos llenos no quieren abonar la deuda de ellos. Aquí nadie se pilla los dedos.

Finalmente el angel de la guarda a modo de Juez, harto de tanto jeta al que nunca dará infarto exige se le dé a la Comunidad su medicina para que no enfermen el resto de vecinas.

-Me da igual como se hagan llamar ustedes. Suelten el dinero que necesita esta finca para no declararse ruinosa. No le acepto ninguna otra cosa. Es increíble lo de este país ¿Sucederá lo mismo quizás en París? Más como yo se necesitan para que aparezca tanta monedita escondida en no se sabe donde pero por dueño con nombre.

Y gracias a un buen Justiciero se acabó victorioso este desagradable juego al que tanto banco nos somete.

Bankia…paga…. Y VETE.