Rajoy, dimisión. Por el cambio

Por Manuel Haro Alcalde

Manuel Haro Alcalde{xtypo_dropcap}V{/xtypo_dropcap}aya fracaso!. La gran mayoría de los españoles se ha sentido defraudada ante promesas de cambio y mejora del sistema político nacional y, después de aquél prometedor 22 de Mayo, empiezan a pedir la dimisión de Rajoy. Una dimisión, se supone, «por el cambio».

Y yo, me apunto. Me apunto porque después de medio año, nos hemos quedado en la más absoluta de las miserias. Cada día, al despertar, nos encontramos con un sobresalto nuevo. Una decepción más que añadir a las que, en tan poco tiempo, no han sido capaces de borrar lo bien que estábamos en los más de siete años anteriores.
Me apunto porque, por fin, se pondrá freno a una sangría en el paro. Los cinco millones que dejó el anterior gobierno, ya no van a crecer. El I.V.A., volverá a bajar hasta el 18% anterior, además del reducido y súper reducido, con lo que el consumo renacerá de sus cenizas, como el Ave Fénix. Las calles volverán a su entorno tranquilo, sin protestas ni algaradas. Las manifestaciones estarán calmadas, porque los funcionarios recuperarán su horario habitual, su paga de Navidad, sus seis días de asuntos propios y todas las prebendas que el Gobierno-Rajoy les ha birlado.
Los educadores no temerán por el aumento de horarios y sus vacaciones no se verán reducidas teniendo que aprovechar el acostumbrado mes de Julio, para potenciar la educación de los chicos, aunque sigamos en el «top» de países con mayor porcentaje de fracaso escolar y abandono de los estudios.
Por fin los jóvenes no tendrán que emigrar para encontrar trabajo, ya que la recuperación de políticas precedentes, les facilitarán la tarea de hacerlo en España.
Las subvenciones permanecerán como antes y los mineros seguirán percibiendo las mismas hasta que en 2.018, Bruselas diga que se acabó. Eso sí: para compensar, se seguirá importando carbón de Polonia y Sudáfrica porque, entre otras cosas, es de mejor calidad y más barato, incluidos los portes.
Nos olvidaremos de primas de riesgos, de Ibex-35, de movimientos bursátiles, porque seguiremos viviendo como privilegiados, algo que se notará, por ejemplo, en la recuperación de coches oficiales retirados, adquisición de bienes de todo tipo… bueno, ¡la de Dios!.
Es posible que si todo esto no llegase a suceder, siempre quedaría el recurso de que los de ahora han sido los que han mandado a la m… toda la herencia anterior.
Por si acaso, me apunto al cambio pidiendo la dimisión de Rajoy. Entre otras cosas, porque a lo visto y oído desde la oposición, hay argumentos que animan, hombre!. Seguro que Rubalcaba tiene capacidad para terminar el trabajo de los últimos ocho años. Y seguro también, que esto volverá a ser un verdadero paraíso para todos los españoles. Incluidos los políticos con sus «posibles» económicos a todo tren. Por todo ello y para volver a tan maravillosa vida, yo también pido la dimisión de Rajoy. Por el cambio.

 

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia