Revilla reivindica la declaración del Camino del Norte como Patrimonio de la Humanidad en la apertura del Año Santo Compostelano

En la ceremonia celebrada en Roncesvalles y presidida por los Príncipes, el Presidente ha destacado la figura de Beato de Liébana como origen del Camino de Santiago

Revilla y el príncipe se saludan

El Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha reivindicado esta mañana la declaración del Camino del Norte como Patrimonio de la Humanidad durante la apertura del Año Santo Compostelano, que se ha celebrado esta mañana en Roncesvalles (Navarra) bajo la presidencia de los Príncipes de Asturias.

Revilla ha defendido este trayecto como el “camino originario” que los peregrinos siguieron hacia Santiago de Compostela al discurrir por el único territorio “libre” de la ocupación árabe, en referencia a Cantabria y Asturias.

El Presidente ha defendido la declaración de Patrimonio de la Humanidad como un proyecto compartido por cántabros, vascos y astures, palabras que fueron secundadas por el Lehendakari, Patxi López, en su posterior intervención.

Por otro lado, ha subrayado que Cantabria se une “con emoción” al Jacobeo 2010 y ha destacado la vinculación de Cantabria con el Camino de Santiago, cuyos orígenes ha situado en la figura del Beato de Liébana y, concretamente, en la Oda al Apóstol Santiago, de su obra Los Comentarios al Apocalipsis de San Juan.

“Maravillosa dualidad”

Miguel Ángel Revilla también ha apelado en su discurso al “orgullo” nacional, precisamente ahora que, ha recordado, “hay algunos que quieren desgajarse de este proyecto maravilloso que se llama España”.

“Desde Cantabria, una tierra histórica que no renuncia a un pasado milenario, y reconociendo la pluralidad maravillosa de los pueblos de esta nación, reivindicamos también el orgullo de sentirnos españoles. Qué buen lugar éste para hablar de España y decir viva España”, ha agregado.

El Presidente ha indicado que esta “maravillosa dualidad” cántabro-española está reflejada en la pulsera que el Gobierno cántabro ha elaborado con el lema ‘Cantabria-Xacobeo 2010′, y que luce los colores de las banderas nacional y regional, como avanzadilla de lo que será un nuevo Año Santo Lebaniego en 2016.

Al término del acto, el Príncipe le ha pedido una de las pulseras que a partir de mañana empezarán a lucir los cántabros.

El acto

Tras los saludos protocolarios, la comitiva ha realizado un recorrido a pie por la carretera que discurre hacia la iglesia de Santiago, donde han saludado a las autoridades eclesiásticas y posado para la tradicional foto de familia, antes de dirigirse al interior de la Colegiata de Roncesvalles, para celebrar el acto institucional.

Al término de este acto, las autoridades han visitado el claustro de la Colegiata y la Capilla de San Agustín, donde se encuentra el mausoleo del rey de Navarra Sancho VII el Fuerte, ante el cual los príncipes han depositado una corona de flores con la leyenda ‘Felipe y Letizia, Príncipes de Asturias y de Viana’.