Sanidad afirma que ningún enfermo de sida se va a quedar sin atención sanitaria

La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria ha asegurado que seguirá atendiendo a los enfermos de sida, según lo ha asegurado el director general de Salud Pública, José Francisco Díaz, durante la inauguración de las V Jornadas EVhA, organizadas en esta edición por la asociación cántabra ACCAS, y que han contado con la participación de más de cien mujeres seropositivas.

“Se van a mantener tanto los programas preventivos como los asistenciales, frente a este grave problema de salud pública. Aunque es verdad que supone un gran esfuerzo económico para el sistema sanitario, no se va a desatender a quien lo necesite”, ha afirmado.

Díaz ha recordado el esfuerzo económico de la Consejería en la lucha contra el VIH, y pone como ejemplo que este año se ha enviado a los primeros pacientes de Cantabria a intervenirse de lipoatrofia facial en centros hospitalarios de España.

En concreto, 23 afectados por el virus han sido enviados para su intervención quirúrgica a hospitales de San Sebastian, Zaragoza y Madrid, dando respuesta a una demanda de los afectados y cumpliendo un compromiso prioritario para la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

Además, el director de Salud Pública ha confirmado el mantenimiento del Plan Regional del SIDA, “pese a las dificultades económicas actuales”, y el apoyo a ONG, asociaciones e instituciones que también luchan contra la enfermedad. En concreto, la Consejería ha destinado, durante este año, a estas acciones de colaboración contra el VIH casi 100.000 euros.

Por otra parte, el director general ha agradecido la labor de ACCAS, con quien la Consejería está desarrollando cinco programas diferentes para avanzar en la concienciación, la sensibilización y el diagnóstico precoz de esta enfermedad.

“Nuestro objetivo, el de todos, Administración sanitaria, colectivos, asociaciones y toda la sociedad en general debe seguir siendo el mismo: reducir el número de contagios, reducir el número de enfermos, reducir la mortalidad por la enfermedad y algo también muy importante para todos los que estamos hoy aquí: reducir la discriminación y el rechazo a los enfermos infectados por el virus”, ha añadido.