Santander

Santander continúa con la instalación de aparcabicis en centros educativos

El Ayuntamiento ya ha colocado horquillas en los colegios Menéndez Pelayo, Elena Quiroga, Dionisio García Barredo, Nueva Montaña, Manuel Llano y en los institutos Villajunco y La Albericia, a los que se sumarán próximamente los centros Cisneros, Antonio Mendoza y Magallanes

César Díaz afirma que el objetivo es favorecer el traslado sostenible de los alumnos al centro escolar y promover el uso de la bicicleta entre los más jóvenes

Santander, 26 de junio de 2021. El Ayuntamiento de Santander continúa la instalación de aparcabicis en los centros educativos de la ciudad, promoviendo así el uso de este medio de transporte entre los más jóvenes.

Con motivo de la colocación de las diez horquillas para bicicletas en las instalaciones del IES La Albericia, el concejal de Movilidad Sostenible, César Díaz, ha dado cuenta del despliegue de estos equipamientos con los que el Consistorio quiere favorecer el traslado sostenible de los alumnos al centro escolar.

Hasta el momento, el Ayuntamiento ha colocado horquillas en los colegios Menéndez Pelayo, Elena Quiroga, Dionisio García Barredo, Nueva Montaña, Manuel Llano y en los institutos Villajunco y La Albericia.

Como ha recordado el edil, a través de concejalía de Educación se contactó con los diferentes centros educativos para conocer si deseaban la instalación de estos aparcamientos, siendo numerosos los que han mostrado interés por la iniciativa.

Cuando se reciben las solicitudes, -que aún pueden realizarse-, se analiza la ubicación más idónea de los aparcabicis en coordinación con los centros, un trabajo que esta semana se ha llevado a cabo junto a los colegios Cisneros, Antonio Mendoza y Magallanes, que serán los próximos en contar con estos equipamientos.

Los talleres municipales se encargan de la fabricación de las horquillas y posteriormente es el servicio de vialidad del Ayuntamiento el responsable de la instalación.

“Continuamos ampliando las iniciativas en favor de una movilidad cada día más activa, saludable y sostenible, y es importante que los niños y jóvenes de Santander tomen conciencia de la importancia de optar por medios respetuosos con el medio ambiente de la ciudad”, ha remarcado.

El responsable municipal ha hecho alusión al impulso llevado a cabo en la red de carriles bici en los últimos meses, a la puesta en marcha de los siete nuevos aparcamientos cerrados para bicicletas y a las ayudas municipales para la compra de bicicletas eléctricas de tipo urbano a las que se podrá optar tras el verano.

Como ha recordado, antes de la pandemia, Santander contaba con 28 kilómetros de carriles bici. En el último año, se han desarrollado 5 más (nuevos carriles de Reina Victoria, Alcalde Vega Lamera, Nueva Montaña-PCTCAN y el nuevo ramal Parque de la Marga-Valdecilla Sur) que han permitido ampliar la red hasta los 33 kilómetros y cerrar el anillo ciclista de la ciudad que permite bordear el núcleo consolidado de Santander.

Existen además actuaciones en marcha o de próxima ejecución relacionadas con la infraestructura ciclista, como la mejora del carril bici de Antonio López y su ampliación hasta la Biblioteca Central, el nuevo carril que atravesará la calle Manuel Ruiz de Quevedo, en Nueva Montaña; la conexión ciclista de Santander con Bezana a través del puente atirantado sobre la S-20; el proyecto para conectar las bocas del antiguo túnel de Tetuán con los carriles bici más próximos o el futuro itinerario ciclista de General Dávila, que se está analizando en el marco del Plan Director de este importante eje viario de la ciudad.

Díaz ha destacado que los desplazamientos en bicicleta en los entornos escolares son una prioridad para la mesa de trabajo de Movilidad, donde se debaten proyectos como los caminos escolares para promover y facilitar que los niños vayan a pie, en bicicleta (trenes ciclistas) o de manera autónoma a sus centros educativos a través de una ruta segura.

Por último, ha recordado que las nuevas limitaciones de velocidad implantadas recientemente en las ciudades, -por las que la velocidad máxima en los alrededores de los centros educativos de Santander queda limitada a 20 kilómetros por hora-, favorecerá una movilidad cada vez más amable, segura y sostenible en los entornos escolares.

You may also like

Comments are closed.

More in:Santander