Editorial

Sobre chorradas e insidias

{xtypo_dropcap}D{/xtypo_dropcap}icen por ahí que al consejero de Industria, Juan José Sota (PSOE), le pareció que eran ‘chorradas e insidias’ que les echasen en cara dejar, presuntamente, de pagar una comida en un restaurante de Castro Urdiales. Lo que no aclaró el señor Sota es si considera apropiado el enorme listado de cenas, comidas, copas y facturas hosteleras que generan muchas de las instituciones o empresas ‘satélite’ de las que el gobierno de Cantabria anda sobrado. También es verdad que Sota no es a quien hay que realizar la pregunta sobre si es apropiado o no semejante nivel de gastos en dietas.

De una vez por todas, sería necesario poner ‘luz y taquígrafos’ a toda esa larga lista de empresas públicas o semipúblicas, institutos, o similares, que orbitan alrededor del gobierno cántabro. Mucho nos tememos que si se realizase semejante labor de investigación o de transparencia informativa, nos asustaríamos de la cantidad de personas que están contratadas en muchas de estas entidades, presuntamente realizando unos trabajos cuyo esotérico fin ignoramos.

¿Son necesarias tantas instituciones o divisiones para realizar las tareas del día a día? Nos debemos preguntar si muchas de estas instituciones o siglas amparadas bajo un gobierno regional son necesarias, y debemos exigir a todos los grupos políticos, los que gobiernan y los que se oponen, una labor de restricción de gastos superfluos, eliminación de secciones o divisiones sin contenido, y debemos pedirles, en definitiva, que lleven a cabo con responsabilidad la labor de gestión y control del dinero público para la que fueron votados por los ciudadanos. No es ninguna chorrada y si no se realizan estas labores de control, la verdadera insidia será el derroche.

You may also like

Comments are closed.

More in:Editorial