Sucias prebendas ante la crisis

screenshot861La crisis afecta hasta a los pudientesy bien pagados diputados, parece. El Pleno del Congreso  ha autorizado el pluriempleo de setenta y nueve diputados que al parecer no llegan a final de mes, con su sueldo que oscila entre los cuatro mil y cinco mil euros sin incluir dietas ni billetes de transporte gratis. De manera que a nuestros lectores mil euristas o parados, autónomos equilibristas para evitar el cierre de su negocio, o empledos en condiciones precarias, les encantará saber que a Sus Señorías no les basta con el ejercicio de lo público pagado entre otras cosas con los impuestos de estos mismos ciudadanos a los que me refiero. Bonita forma de representar la preocupación de la clase política ante los problemas del pueblo con la crisis que nos asola, dando un escandaloso ejemplo. Es llamativo enterarse de que esa decisión se tomó en votación secreta, sin la presencia de periodistas ni cámaras. ¿Escrúpulos convenientemente amparados en el Reglamento del Congreso?

Hablando de hechos llamativos, han salido a la luz tras la votación algunos casos especialmente relevantes teniendo en cuenta sus protagonistas: los ex ministros de Aznar Acebes y Michavila; el fichaje estrella de Rajoy para las últimas legislativas y ex presidente de ENDESA Manuel Pizarro y el ex director de RTVE López Amor. Ángel Acebes será consejero de Cibeles, una de las entidades del objeto de deseo de Esperanza Aguirre, Caja Madrid; Michavila se encargará de la administración de grandes fortunas, Pizarro será patrono o miembro de más de una docena de fundaciones y López Amor se sentará en el consejo de administración de una empresa audiovisual relacionada con el fútbol.

Resulta altamente preocupante que no exista un control efectivo de estas actividades y las posibles repercusiones colaterales que en su caso pudieran tener con el ejercicio de la representación pública. Tal vez sea necesaria una reforma del Estatuto del Diputado habida cuenta de lo trabajadores que han resultado ser nuestros padres de la patria. Tal vez sólo quede un hueco para la esperanza, noventa diputados no votaron a favor de estas autorizaciones entre abstenciones (47) y votos en contra (43). ¿Ejercicio de noble responsabilidad o es que a ellos no les han ofrecido pluriemplearse? Quien sabe…

El caso es que este tipo de prebendas en los tiempos que corren, necesariamente tienen que ser mal vistas por los ciudadanos:  “¿Se ha quedado usted sin trabajo? Pues a mí me va estupendamente, tengo pluriempleo generosamente retribuído, gracias por votarme majo, mucho ánimo con eso de la crisis…”  Resulta cómico escuchar luego a los políticos cuestionarse sobre la poca consideración que de su trabajo tiene el ciudadano de a pie: ¿es que no leen los periódicos? ¿acaso piensan que es la ciudadanía quien no los lee? Aunque cabe decir en este punto que no todos los medios han reflejado esta noticia, resulta muy curioso, ¿verdad?

¿Y en nuestra tierra? La verdad es que viendo el panorama, no creo que aquí nos pase. Me temo que hay diputados y diputadas (y concejales, y alcaldes…) que no reúnen más de una línea en el papel que refleja la vida laboral de la Seguridad Social fuera del ejercicio de la representación pública u orgánica en el seno de sus partidos. Carreras universitarias sin terminar (en el caso de que estén empezadas), inexperiencia laboral absoluta (y no siempre achacable a la juventud), escasa preparación intelectual en muchos de los casos o poca capacidad de comunicación y menos de trabajo adornan las bancadas del antiguo Hospital de San Rafael, los ayuntamientos de la región, los escalones gubernativos y las ejecutivas de los partidos políticos, salvo honrosas y me temo que contadas excepciones. Pero en otra columna trataremos de repasar los historiales laborales de algunos políticos y políticas de Cantabria.

De forma que nada de preparar a nuestros hijos para ser maestros, albañiles, electricistas, médicos, músicos, abogados, taxistas y ni mucho menos periodistas (a no ser que vivas exclusivamente de la abundante publicidad institucional, que entonces sí sale a cuenta y al carajo lo de la objetividad): eduquemos a los niños y las niñas desde hoy para ser los políticos de mañana y si nos salen ambiciosos o muy trabajadores no hay problema, porque siempre habrá un Pleno (con votación secreta) del Congreso que les ampare en su muy legítimo derecho de pluriemplearse para medrar más y mejor ante la mirada atónita de los millones de trabajadores que les eligieron.

Y a olvidarse de la solidaridad, la responsabilidad, la ética y como diría el difunto Ivá, hasta la estética.

Los artículos de Óscar Sañudo en www.oscarsanudo.blogspot.es