Portada

UGT considera “una necesidad social” subir el Salario Mínimo para más de 46.000 trabajadores en Cantabria

Un 25,6% de los asalariados de Cantabria declararon a Hacienda en el último ejercicio fiscal de 2019 una renta salarial que no superaba los 1.000 euros mensuales o los 12.000 euros anuales, cuantía que está por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de ese mismo año (900 euros mensuales o 12.600 euros anuales en 14 pagas) y del establecido en 2020 (950 euros mensuales o 13.300 euros anuales).

Según aclara UGT, sindicato que iniciará movilizaciones junto con CCOO el próximo 11 de febrero en demanda, entre otras reivindicaciones, de la subida del SMI en 2021; en Cantabria había en el último ejercicio fiscal 46.565 asalariados con una renta salarial declarada que no superaba los 12.000 euros anuales de un total de 181.699 declarantes por cuenta ajena registrados en la Declaración Anual de Retenciones e Ingresos a Cuenta de Rendimientos del Trabajo.

Estas estadísticas de la Agencia Tributaria de España, que no incluyen a País Vasco y Navarra por disponer estas autonomías de su propio sistema tributario, precisan que en el último ejercicio fiscal de 2019 más de cuatro millones de asalariados españoles (4.130.832), un 27% de los 15.009.436 declarantes por cuenta ajena, aportaban una renta anual que no superaba los 12.000 anuales.

Andalucía (35,06%), Murcia (32,94%), Extremadura (32,92%) y Comunidad Valenciana (30,27%) fueron las cuatro autonomía españolas con mayor porcentaje de asalariados con una remuneración declarada por debajo del millar de euros mensuales y las únicas que superan el 30% en este concepto.

Como subraya el secretario general de UGT en Cantabria, Mariano Carmona, “cada día que se aplaza el prometido aumento del SMI es un día más de injusticia social porque no es admisible que más de una cuarta parte de la población asalariada esté en el mileurismo o muy por debajo de él”.

Carmona recordó que su sindicato afronta ahora movilizaciones el próximo mes de febrero, entre otros motivos, “porque el Gobierno español se comprometió a subir el SMI este año, tal y como van a hacer la mayor parte de los países de nuestro entorno, para así avanzar en el objetivo de que el SMI alcance el 60% del salario medio neto”.

“Nos movilizamos el 11 de febrero principalmente por la subida del SMI y la derogación tanto de la reforma laboral como de la ley de pensiones de 2013 porque las tres reivindicaciones están directamente relacionadas; ya que la reforma laboral ha sido la puerta de entrada del empleo más precario, temporal y peor remunerado y esa pobreza laboral y salarial incide en las pensiones y en la necesidad imperiosa de subir el SMI”, subraya el responsable regional de UGT.

Carmona defiende que “está demostrado hasta la saciedad que la subida del SMI incentiva el consumo, la demanda interna y el propio crecimiento económico y que, en contra de algunos argumentos con interese muy concretos, no se aplica en sectores en crisis porque, de hecho, afecta y mucho a sectores que no lo están y que incluso se han considerado esenciales durante la crisis por la pandemia de la Covid-19”.

“Si por algunos fuera, nunca se subiría el SMI porque nunca toca”, puntualiza el secretario general de UGT en Cantabria, que recuerda además que, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), España ha sido uno de los países con mayor pérdida de masa salarial durante la crisis derivada de la Covid-19, casi un 13%.

A 6.000 euros de Alemania

El responsable regional de UGT agrega que “en unos momentos como los actuales y con una crisis inédita provocada por el coronavirus, hay que cumplir de verdad el gran objetivo de no dejar tirado a nadie y que no sea simplemente palabrería y, para ello, el primer paso es subir el SMI, que en España está muy por debajo de la mayor parte de los países de la UE”.

En España, pese a incrementarse un 5,5% en 2020, la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional está muy alejada de la mayoría de los países de la UE donde se regula de manera legal, ya que en algunos Estados no se aplica por ley y se remite directamente a la negociación colectiva.

De hecho los 13.300 euros anuales del SMI español implican 6.000 euros anuales menos que el de Alemania (19.008 euros), Reino Unido (19.000) o Bélgica (19.508) y 5.000 euros menos que el de Francia (18.473 euros); todos ellos países que ya han anunciado que aumentarán su cuantía este año.

You may also like

Comments are closed.

More in:Portada