Vía Cornelia contará con un nuevo espacio para uso y disfrute de los vecinos de la zona

El alcalde visitó las obras de regeneración urbana que se están ejecutando, con un presupuesto de 1,2 millones 

 

 

 

El Ayuntamiento de Santander creará un nuevo espacio público en el entorno de Vía Cornelia, donde se están ejecutando unas obras de regeneración urbana que permitirán poner a disposición de los vecinos un nuevo área estancial y de uso público de 600 metros cuadrados de superficie.

Así se lo anunció hoy el alcalde, Íñigo de la Serna, a los vecinos del barrio durante una visita realizada a la zona, en la que comprobó el grado de ejecución en el que se encuentra el proyecto de regeneración urbana del entorno de Vía Cornelia, que cuenta con un presupuesto de 1,2 millones de euros y un plazo de ejecución de 6 meses.

En la visita el alcalde estuvo acompañado por el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz; y el director general de Infraestructuras del Ayuntamiento, Ignacio Quirós.

De la Serna explicó que, para sortear el desnivel entre la calle General Dávila y Vía Cornelia, se propone una solución más sostenible y más integrada con el parque que el muro que existía anteriormente y que permitirá, además, habilitar un espacio de uso público con zonas estanciales, orientado al sur que servirá como lugar de encuentro y esparcimiento, fundamentalmente para los vecinos del entorno.

Regeneración de los barrios

“Se trata de una nueva actuación en la ladera sur de General Dávila y de una nueva muestra de la apuesta del equipo de gobierno por la regeneración de los barrios de la ciudad”, subrayó De la Serna, quien señaló que el proyecto contempla la conexión con General Dávila a través de cuatro terrazas horizontales a distintos niveles, conectadas entre sí por medio de escaleras y rampas, que parten del nivel inferior en la calle Vía Cornelia y desembocan en la finca Altamira, entre los dos edificios del Conservatorio de Música.

Las rampas tienen 2 metros de anchura mientras que la anchura de las escaleras variará de los 2,8 a los 3,2 metros. Las terrazas inferior y superior tienen acceso a través tanto de rampas como de escaleras desde Vía Cornelia y la finca Altamira, respectivamente, mientras que la conexión entre la primera, segunda y tercera terraza se realiza exclusivamente por escaleras.

La terraza inferior se urbanizará creando una zona de estancia de acceso libre y en el inicio de las escaleras al siguiente nivel se colocará una puerta y un vallado lateral para controlar el acceso al parque Altamira.

Huertos sostenibles

Asimismo, se habilitarán alrededor de 45 huertos sostenibles, cinco de ellos para personas con movilidad reducida, por lo que serán huertos elevados o mesas de cultivo, mediante estructuras de madera tratada rellenas de sustrato para que sean accesibles a las personas con sillas de ruedas.

También habrá un pequeño huerto de cereales, un huerto de no laboreo para dar a conocer otras técnicas de cultivo y un pequeño invernadero de unos 15 metros cuadrados que se utilizará como semillero, en el que se plantarán variedades locales de cultivo que se están perdiendo.

Se dispondrá un espacio dedicado a la jardinería ecológica, en el que se incluirá el cultivo de plantas aromáticas y medicinales, como romero, lavanda, espliego, manzanilla o hierbabuena y se creará un espacio específico para la elaboración de compost. Bordeando y delimitando las terrazas se plantarán árboles autóctonos preferiblemente frutales.

El alcalde destacó el interés del equipo de gobierno municipal por la mejora continua de los barrios, con actuaciones encaminadas a mejorar las condiciones de vida de sus habitantes y que se centran tanto en la renovación urbana, con nuevas aceras, acondicionamiento de espacios libres o creación de nuevas zonas de estancia, como en la mejora de la accesibilidad y la conexión entre diferentes áreas.

En este sentido, recordó que entre los proyectos que el Ayuntamiento está acometiendo en la ciudad se encuentran las obras de regeneración urbana en la ladera norte de la calle General Dávila, la remodelación integral del grupo Amaro, la renovación del alumbrado en Cueto, Monte, San Román y Peñacastillo o la ampliación de la renovación del saneamiento y de la instalación de la recogida neumática en Castilla-Hermida.