Consumo

¿Recibió una carta reclamando una deuda que no reconoce? Cuidado, podría tratarse de una estafa

En la imagen, una de las miles de amenazantes cartas que envían estas empresas

En la imagen, una de las miles de amenazantes cartas que envían estas empresas

  • No existe un marco jurídico legal para regular la actividad de estas empresas en España
  • Si usted se siente acosado, la única salida para frenar estas comunicaciones es demandar judicialmente
  • La mayoría de las veces la empresa de recobro no adjunta ninguna prueba de la presunta deuda
Empresas de recobros intentan hacer el agosto en España desde que se inició la crisis, en un contexto de inseguridad global que ha disparado los impagos a todo tipo de empresas de muchos sectores, por parte tanto de particulares como de empresas. Pero no todas las deudas son legítimas, ya que se ha tenido conocimiento de numerosos casos en los que la empresa de recobro envía cartas o realiza llamadas telefónicas a ciudadanos que no reconocen tener ninguna deuda -incluso sin relación con la empresa originaria- lo cual convertiría la presunta deuda reclamada en un intento de presunta estafa.
La organización de consumidores FACUA inició hace más de un año una campaña para denunciar este tipo de prácticas por parte de las empresas de gestión de cobros, ya que existe un acoso “creciente” hacia numerosos consumidores por parte de empresas que los amenazan con incluirlos en registros de morosos y llevarlos a los tribunales por no pagar ‘deudas falsas o fraudulentas’.

FACUA asegura que, en algunos casos, las empresas incluso facilitan esta información a familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo, o recurren a insultos e incluso a amenazar. FACUA anima a no dejarse amedrentar, y que si la deuda no es real y sus datos son suministrados a una empresa de gestión de cobros, los consumidores deben denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para que imponga las sanciones que fija la ley.

El origen de estas ‘falsas deudas’ suele ser el alta en servicios no solicitados por los usuarios, bajas requeridas por los clientes pero que no son tramitadas por las empresas o el intento de aplicar penalizaciones desproporcionadas.

El funcionamiento de estas empresas es el siguiente: empresas de recobros (como Espand Abogados, Intrum Justitia, Team4 y muchas otras, por citar algunas de las que más controversia causan) compran miles de expedientes de presunto impago a empresas de telefonía, banca y otros sectores tan variados como gimnasios y clínicas de cirugía estética, entre muchos otros.
Después, contactan con el presunto moroso para intentar cobrar la deuda. Los métodos son diversos: cartas, SMS, email, llamadas telefónicas…en las cartas, por ejemplo, utilizan términos amenazantes con la intención de atemorizar con presuntas acciones judiciales o la inclusión en listas de morosidad, aunque en la mayoría de los casos estas acciones judiciales nunca llegan. Además, la mayoría de las veces la empresa de recobros no adjunta ninguna prueba o factura de la presunta deuda que pretende cobrar.
Recuerde: si usted no reconoce la deuda, no pague y exija a la empresa de recobros que cese en su actitud. No se deje amedrentar por el tono amenazante de las cartas o llamadas y, si los empleados de la empresa de gestión de cobros se exceden, denuncie.

 

You may also like

Comments are closed.

More in:Consumo