A vueltas con la vuelta (ostrera)

Manuel Haro AlcaldeLo de ARCA, no lo entiendo. No sé qué pretenden. En su legítimo derecho a pedir la ejecución de una sentencia que les favorece, desconocen el calvario que unas aguas contaminadas durante años, causaron un uso adecuado y seguro para la gente que iba a Suances a disfrutar de ellas. A una fauna marina que perecía sin freno y a una ría que sólo con mirarla, contagiaba.
Se construyó una depuradora no sin pocos obstáculos, sin pocas trabas, pero no aparecía otra solución más cercana a los males que crecían sin parar.
Sí. Millones, muchos millones, pero que por un quítame allá 3 metros más o menos, se montó la marimorena de turno. Pero se hizo y tras la denuncia del grupo ecologista, se denunció a las más altas instancias, hasta que el TS sentenció su demolición.
Y ahora, la exigencia máxima de ARCA es su demolición. Echar abajo un escándalo de millones. Y como estamos que nos sobra, hala, que nos lo quitan de las manos, oiga…!
Pues nada. Fuera. Que vuelva la porquería, la contaminación, la suciedad. Y para recuperar la máxima normalidad posible, construir pequeñas depuradoritas, con mayor presencia de personal, controles, etc., que para éso los ecologistas saben moverse a la hora de encontrar acomodo. ¿O nos olvidamos de cargos anteriores convenidos, con sorprendentes cambios de orientación política a conveniencia de interses particulares?.
La salud y el bienestar de las personas deberían quedar al márgen, de una vez por todas, de colores é iceologías. Y en la reciente reunión de los 12 alcaldes afectados por el uso de Vuelta Ostrera parece que, por fín, se há entendido así. Allí estuvieron responsables de los tres grupos políticos con un partavoz de cada uno (Ildefonso Calderón, PP; Andrés Ruíz Moya, PSOE y José Antonio Linares, PRC), concidiendo todos en la barbaridad que sería derribar la depuradora. No sólo por el dineral que se echaría a la papelera, sino por un nuevo proyecto que supondría la construcción de una nueva. ¿O es que se pretende volver a las andadas y hundir en la miseria a todos los afectados por la contaminación?.
Dice un amigo mío que si hay indultos para delincuentes de toda monta, ¿por qué no se iba a pedir para éste caso, así como para chalets construídos en circunstancias de las que sus propietarios no tienen culpa alguna?
En éste caso, hay acuerdo si no político, sí entre políticos. Y ¿quienes somos nosotros para volver a un reciente y triste pasado por hacerse cumplir una sentencia que beneficia a los intereses de un grupo de ecologistas, por el mero hecho de sentirse «agraciados» por una denuncia que, evidentemente, vá en deterioro del uso y disfrute de un gran número de cántabros y visitantes?

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia