Opinión / Tribuna libre

Anemia de Fanconi

Elena Hernández Lauffer

Por Elena Hernández Lauffer

Elena Hernández Lauffer{xtypo_dropcap}D{/xtypo_dropcap}icen que viene a afectar a uno de cada 350.000 nacimientos.

Enfermedad hereditaria rara y no por ello menos peligrosa que consiste en la destrucción de las células sanguíneas. Tan peligrosa, que al final te ha llevado con ella en su regazo.
Para que descanses. Para que desde allí nos puedas mirar.
Querida Nuria, compañera de mi hermana y tan querida por ella, durante estos dos largos años hemos seguido a través de las palabras de tus compañeros de despacho, tu lucha por la vida.
Hemos sido conocedores de tu alegría, de como sonreías cuando iban a visitarte a casa y entraban con mascarilla, de como animabas más a tus amigos cuando veían que te nos ibas. De como hasta al final has seguido amenizando a todo aquel que iba a verte, de como has seguido gastando bromas a pesar de ver como tu vida dio un giro completo tras un verano en donde tuviste que regresar del extranjero porque de pronto empezaste a sentirte mal. A pesar de no haber podido volver al trabajo nunca más, a ese despacho en donde Ana cuenta como eras día tras día la alegría de los demás.
Tanta valía había en ti que hasta el final y después de dos trasplantes medulares, seguías aprendiendo a hacer ganchillo porque decías que así te ibas a ganar la vida si curada no te dejaban reincorporar.
Por eso hoy mi hermana escribe que una estrella más se ve iluminar.
Y los demás, los demás sabemos que te has ido a descansar y tejer al cielo, porque los ángeles como tu, es ahí donde tienen que estar.
(Nuria nos dejó hoy habiendo regalado su alegría durante 32 años)

You may also like

Comments are closed.