Cantabria registra este año la menor tasa de contratos indefinidos desde 2002

Cantabria registró este verano 2.362 contratos indefinidos, el 4,86% de los 48.557 suscritos entre los meses de junio y agosto, el menor número y la tasa más baja conocida hasta ahora en el mismo período desde que en 2002 existen estadísticas oficiales de contratación segregadas por comunidades autónomas.

Según un informe elaborado por la Secretaría de Empleo de UGT, la contratación indefinida se redujo este pasado verano un 8,8% (-229 contratos estables) en comparación al de 2011, pese a que el año pasado la región ya rebasó los mínimos históricos conocidos hasta entonces, 2.591 y únicamente un 5,47% de contratos estables.

El sindicato aclara que, tras el trimestre veraniego, Cantabria acumula en los ocho primeros meses de 2012 una reducción de la contratación indefinida de más de un 12% (12,76%) en comparación al mismo período del año pasado, con una pérdida 1.018 contratos estables (de 7.980 a 6.962).

En lo que va de año, de enero a agosto se han suscrito en la región 6.962 contratos indefinidos, el 6,84% de los 101.751 acumulados, lo que implica también la cuantía y el porcentaje más bajos contabilizados hasta ahora, tras superar el límite mínimo de los 7.959 de 2010 y el 7,65% de 2011.

Como subraya la secretaria de Empleo de UGT en Cantabria, Ana Belén Álvarez, “la situación del mercado laboral es tan precaria que no admite más demoras para actuar con medidas encaminadas a fomentar la contratación y en especial la indefinida, tal y como se acordó en el Plan de Empleo Regional”.

“El propio Plan de Empleo incluye acciones específicas para incentivar la contratación indefinida y vistas todas las estadísticas oficiales nadie puede dudar que es el momento para poner en marcha estas medidas”, subraya la responsable regional de Empleo de UGT, que critica “el rotundo fracaso de una reforma laboral que se planteó para reducir la brecha entre los contratos indefinidos y los temporales, todo lo contrario a lo que ha conseguido”.

En este sentido, la sindicalista recordó que “la actual reforma laboral creó el contrato indefinido de emprendedores, que no deja de ser un temporal camuflado porque el empresario puede despedir con él al trabajador sin causa ni coste alguno antes del primer año, pero ni aún así se ha logrado frenar el incesante declive de la contratación estable”.

El propio informe de UGT destaca al respecto que este pasado verano se registraron en Cantabria sólo 284 contratos indefinidos de emprendedores, un 12% de toda la contratación indefinida acumulada entre junio y agosto de este año.

Más contratos pero menos personas contratadas

El estudio elaborado por UGT matiza que el brusco descenso de la contratación indefinida en Cantabria este verano contrasta con un  aumento de un 3,14% de la temporal, con 1.407 contratos eventuales más que en el mismo trimestre veraniego de 2011, lo que ha implicado que por primera vez en la región la tasa de temporalidad contractual haya rebasado el 95% (46.195 de los 48.557 contratos registrados entre junio y agosto).

“Este aumento de la contratación temporal propicia que este pasado verano se hayan registrado 1.178 contratos más que en el de 2011 (48.557 por los 47.379 del año pasado) y, sin embargo, hay 1.027 personas contratadas menos que el año pasado en las mismas fechas, lo que indica bien a las claras la gran precariedad de una contratación de cada vez menor duración y de más rotación”, recalca la secretaria de Empleo de UGT en Cantabria.

El sindicato pone como ejemplo lo sucedido este verano en el municipio de Cabezón de la Sal, donde este año se han contabilizado 788 contratos de trabajo más que en 2011 (todos ellos menos uno temporales y 783 de los servicios), aunque a costa de que cada persona contratada suscribiera una media de casi tres contratos entre junio y agosto.

La contratación temporal masculina se incrementó este verano en comparación al de 2011 un 3,59% (+745 contratos eventuales) y la femenina un 2,75% (+662), y en ambos sexos este aumento se vinculó exclusivamente a un repunte de 1.479 eventuales en los servicios, sobre todo a 1.982 más registrados en la hostelería (de 12.431 en 2011 a 14.413 el pasado verano).

El cada vez mayor peso del sector servicios en la contratación, sobre todo en la de los varones tras desplomarse en los últimos años de crisis económica la de la construcción y la industria, provoca que Cantabria registre en la actualidad máximos históricos de precariedad contractual, en especial de los contratos de menor duración, los de no más de un mes y más de la mitad de ellos de menos de una semana, y los de jornada parcial en detrimento de los de jornada completa.

De hecho, el mencionado incremento de 1.407 contratos temporales de este verano en comparación al de 2011 se basa exclusivamente en un repunte de 3.108 de los una duración máxima de un mes, que aumentan más de un 16% y representan ya más del 46% de toda la contratación eventual (21.581 de los 46.195 registrados), un 5% más que el 41,25% del año pasado cuando se rebasó por primera vez la barrera del 40%.

Mientras la contratación de menor duración, en su mayor parte de menos de 15 de días, aumentó este verano, la comprendida a partir de un mes de vigencia disminuyó un 6,5% (-880 contratos) y la de duración indeterminada lo hizo por encima del 6%, con un balance negativo de 821 contratos menos que en el mismo período de 2011.

Según la jornada laboral, UGT puntualiza que los únicos contratos de trabajo que aumentaron este verano fueron los de a jornada parcial, que repuntaron un 12,84%, con 1.957 más que el año pasado en las mismas fechas; mientras que los contratos a jornada completa se redujeron en algo más de un 2% (-751) y los fijos discontinuos en un 15% (-28).