Cantabria registra máximos históricos de precariedad contractual

 

  • Un informe de UGT aclara que la región registra máximos históricos de precariedad contractual con ya más de dos contratos y medio por persona
  • Uno de cada tres contratos registrados en Cantabria en 2013 fue a jornada parcial y de no más de 10 días

(C)

Un 27,3% de los 154.356 contratos de trabajo suscritos en Cantabria en 2013 fueron de menos de cinco días de duración (42.316), otro 6,7% (10.367) tuvo una vigencia de entre cinco y diez días y un 37,7% fueron a jornada parcial (57.528), lo que implica los mayores porcentajes en todos los casos registrados en la región desde que en 2002 existen estadísticas oficiales de contratación segregadas por comunidades autónomas.

Según aclara un informe elaborado por la Secretaría de Empleo de UGT, con estadísticas oficiales del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y del Servicio Cántabro de Empleo (EMCAN), Cantabria igualó en 2013 la mayor tasa anual de contratos eventuales registrada hasta ahora en la región, el 92,9% del año anterior, pero con un significativo incremento en comparación a 2012 de los contratos de jornada parcial y de los de menos de un mes de duración, en especial los de menos de cinco días y los de entre cinco y diez días.

De hecho, el sindicato subraya que la contratación aumentó en Cantabria el año pasado un 3,4% con 5.132 contratos de trabajo más que en 2012, aunque este incremento se basa casi en exclusiva en un repunte de 5.048 (+10,6%) de los temporales de no más de dos semanas laborales de duración (2.990 más de menos de cinco días y 2.058 más de los de 5 a 10 días).

Por su parte, la contratación a jornada parcial volvió a incrementarse el año pasado un 6,17%, tras contabilizarse en 2013 un total de 57.528 contratos de esta modalidad, 3.344 más que los 54.184 contabilizados en 2012.

El informe de UGT agrega que, aunque la contratación en Cantabria se ha estancado en una media de 150.000 contratos anuales desde el año 2009, lejos de los más de 180.000 promediados antes de la crisis, los de menos de cinco días de duración han crecido más de un 50% en los últimos cuatro años y los de cinco a diez días lo han hecho por encima del 27%.

En Cantabria, había al término del año pasado 14.145 contratos más de menos de cinco días de duración que los 28.171 de hace cuatro años y 2.261 más de entre cinco y diez días que los 8.106 contabilizados en 2009.

 

Lo mismo ocurre con los contratos a jornada parcial, que desde el año 2009 han aumentado más de un 33% con 14.319 más que hace cuatro años, cuando por el contrario los de jornada completa disminuyen en este mismo período un 11,7% con 12.819 menos.

Repunte exclusivo de los contratos de días

El incremento mencionado de los contratos de un máximo de 10 días de duración ha impulsado el balance general de la contratación de menos de un mes, al que se añade un ligero aumento de un 0,45% de los contratos comprendidos entre los 11 y 30 días (el año pasado hubo 411 más que en 2012). Todas las demás franjas de duración y modalidades de contratación disminuyen en Cantabria.

Al cierre de 2013, la contratación de menos de un mes aumentó un 8,39% en comparación a 2012 (+5.459 contratos) y un 30,46% en los últimos cuatro años, con 16.470 contratos más que en 2009 (de 54.067 a 70.537); mientras la indefinida desciende en el mismo período más de un 16% (2.102 indefinidos menos), la temporal de más de un mes de duración se reduce por encima del 13% (-4.656 contratos) y la eventual de tiempo indeterminado disminuye un 16% con 8.131 contratos menos.

Como precisa la secretaria de Empleo de UGT en Cantabria, Ana Belén Álvarez, “llevamos cuatro años seguidos con un porcentaje máximo de contratos temporales por encima del 92% y, lo que es peor, siguen aumentando los de jornada parcial y los de menor duración y más precarios, los de unos días y muchos de ellos de horas incluidos oficialmente como de menos de cinco días”.

“Como es lógico, este aumento creciente de la contratación más eventual posible provoca que cada vez haya más contratos efímeros para las mismas personas y que éstas alternen pequeños períodos de trabajo con otros mucho más largos en el desempleo”, agrega la responsable regional de Empleo de UGT, para quien “éste es el resultado de la vigente reforma laboral; la reforma laboral del despido, de los salarios bajos y, además, de la contratación más temporal y precaria conocida hasta ahora en la región”.

Álvarez critica que “el Gobierno vendió en su momento la actual reforma laboral como la mejor herramienta para crear empleo y disminuir la hegemonía de los contratos temporales, y el resultado es todo lo contrario, cada vez hay más temporales, de menor duración y menos empleo real que nos permita tomarnos un respiro con la sangría creciente del paro”.

Más de dos contratos y medio por persona

El informe de UGT asocia el creciente peso de la contratación más temporal y de menor duración en la región al incremento registrado en la tasa de rotación (contratos por persona contratada), que en 2013 superó por primera vez desde el año 2001 los dos contratos y medio por persona.

Cantabria cerró el año pasado con una tasa de rotación de 2,57 contratos por persona contratada, tras superar el hasta ahora mayor índice registrado en este concepto, el de 2012 donde hubo 2,44 contratos por persona.

Es más, la región concluyó 2013 con el menor número de personas contratadas contabilizadas hasta ahora en un año, en concreto 60.010, tras disminuir su número el año pasado un 5,89% (3.755 contratados menos que en 2012), la mayor pérdida de contratados desde la irrupción de la crisis en el año 2008.

La secretaria de Empleo de UGT puntualiza al respecto que “esta brusca disminución de personas que al menos firmaron un contrato de trabajo es especialmente preocupante porque ya en el año 2012 se acumulaba una pérdida de 28.600 personas contratadas desde el año 2007, lo que reafirma que aún no se ha tocado fondo y que cada vez son menos las personas con opción a un contrato por muy eventual y precario que sea éste”.

Álvarez agrega otro dato significativo del informe de UGT. En 2013 se registró en la región un total de 4.660 personas que firmaron su primer contrato de trabajo, un 38% menos que las 7.525 contabilizadas un año antes y el menor número registrado desde el año 2009.