Cantur carga contra el anterior ejecutivo por la desestimación de la reclamación arbitral del Racing

 

  • La situación jurídica e institucional del Racing de Santander es un caos absoluto
  • La empresa pública asegura que la desestimación de la reclamación arbitral deja a la entidad en una “situación jurídica muy compleja” y en un “aprieto financiero”

 

La empresa pública Cantur, tras conocerse la desestimación del recurso ante la Corte Arbitral de la Cámara de Comercio de Madrid, ha anunciado que estudiará “detenidamente y con sosiego” las diferentes vías que le quedan por agotar en el Racing para ‘resarcirse del daño’ que el anterior Gobierno regional provocó con la firma del contrato de Zurich.

Cantur, a través de un comunicado, asegura que se confirma la “chapuza” y la “nefasta actuación” de los anteriores dirigentes regionales en la operación de compraventa del Racing, y que la entidad queda en una “situación jurídica muy compleja” porque no puede desvincularse de los contratos rubricados en Zurich por los exconsejeros Ángel Agudo (PSOE) y Javier López Marcano (PRC), ya que, al haberse firmado por separado el acuerdo de reconocimiento de la deuda, la compraventa de acciones y la cancelación de la prenda, “el incumplimiento de uno -en este caso el pago del señor Alí- no afecta a la validez del resto”. Y en segundo lugar, porque el cumplimiento del contrato por parte del propio Alí es “cada día más improbable”.

Cantur ha puesto el acento en dos puntos del laudo arbitral como muestra de la “desfachatez” de la operación llevada a cabo por Agudo y Marcano con el beneplácito del entonces presidente regional, Miguel Ángel Revilla. Por un lado, la Corte de la Cámara de Comercio de Madrid señala textualmente que “en el marco de la venta de las acciones del Racing a WGA por Dumviro, Cantur canceló la prenda sobre las acciones y, en su lugar, obtuvo un derecho de opción compra sobre éstas (degradándose de este modo la garantía que tenía Cantur para el cobro de su crédito)”.

Por otro lado, “al liberar a Dumviro expresamente, Cantur asumió el riesgo de que el nuevo deudor pudiese incumplir la obligación de pagar la deuda cedida, sin que ello le diera derecho a volver a la situación jurídica preexistente”.

Como consecuencia directa de todo esto, ha lamentado Cantur, se pone en un “serio aprieto” la situación financiera de la empresa, que queda “herida” en su balance con una deuda de más de 7 millones de euros que tiene que asumir.

Cantur afirma que ha hecho “todo lo que ha estado a su alcance” para defender los intereses de los cántabros en el Racing y ha dado los “pasos adecuados” para ello. En este sentido, la demanda interpuesta por la empresa pública en la Cámara de Comercio de Madrid tenía como objetivo retornar a la situación previa a la firma del contrato de Zurich y anular lo firmado en su día por los anteriores responsables de Cantur frente a Dunviro y WGA, asegura la empresa.