Chinos contra jueces: los pajaritos disparan a las escopetas

Manuel Haro AlcaldeNo hace tanto tiempo que nos escandalizábamos (si es que ya nos escandalizamos por algo), de la redada llevada a cabo en Madrid que terminó con la llamada “operación emperador”, donde empezaron a aparecer carritos de Carrefur, pero sin frutas ni verduras. Iban repletos de billetes de 500 euros y enseguida comprendimos donde estaban escondidos después de echarlos tantas veces en falta.
No vamos a repetir la historia. “Pa qué”, si quienes los tenían cogidos por los… son ahora sujeto pasivo y se ha dado vuelta a la tortilla, “uséase”, la mafia-trama china, a través de un tal Zhu Xiaoshuang (¡se podía día llamar Pepín, el jodío!), ha presentado una querella contra el juez Andréu y dos fiscales a los que acusa de un delito contra la libertad individual. Y todo porque, por un defecto de forma, dicen, estuvieron unas horas más retenidos “de forma ilegal”.
¡¡Aquí somos así!!. ¡¡Los pajaritos disparan a las escopetas!!
Después de que el jefe de la banda, Gao Ping (¡qué fácil para el juego de palabras: al revés, Ping Gao ó… Pring Ao!) exhibiera su cuerpo serrano por la calle ídem de Madrid, como todopoderoso exponente de un galopante paraíso chino en el que estamos sucumbiendo, fuera pillado con las manos en la masa, ahora resulta que hay que pedirlos perdón para que sigan “ejerciendo” en libertad.
Ya hay quien dice que a la querella interpuesta en el TS ante el juez Andréu, habría que ponerle otra. Esta, por dejarlos sueltos.