De donde venimos

Escrito por Juan Manuel Ruiz

Juan Manuel Ruiz

{xtypo_dropcap}C{/xtypo_dropcap}uando el viento sopla en contra es difícil mantener el «norte», ese rumbo que lo marcamos antes de partir hacia el objetivo buscado junto a gente que cree en lo que dices y en lo que haces. Por lo tanto, ahora más que nunca es cuando no podemos olvidar nuestros orígenes, y mucho menos obviar las bases de un partido, pilar donde sustentan el poder aquellos que una vez fueron votados y refrendados por sus militantes. La frase «no cambies jamás y recuerda quien eres», es una frase muy utilizada cuando alguien adquiere un cargo con poder y responsabilidad, frase que rara vez se cumple ya que al carácter de la persona hay que sumarle las circunstancias coyunturales que se cruzan en su camino. Pero no es menos cierto que quien no cambie y no se adapte al cambio dando respuestas diferentes a problemas diversos, no conseguirá el éxito.

 

Al igual que nos miramos al espejo y recordamos quienes somos, siempre es bueno refrescarnos la memoria remitiéndonos a los libros para no olvidar la historia, historia que no recordamos a no ser que reflexionemos y echemos la mirada hacia atrás. Estos libros dicen que el estudio del socialismo se inicia a partir de la Revolución francesa en 1789, que causó el derrocamiento de la clase feudal francesa y la ascensión al poder de la burguesía. También nos recuerda que en el siglo XVIII y XIX los principales países de Europa desarrollan el proceso de sustitución del feudalismo por el capitalismo como sistema económico, y los estados feudales se unen para formar las modernas Naciones-Estado. Si hay un denominador común en toda la historia es que cada logro conseguido va encaminado hacia un aumento de la libertad: primero fue el esclavismo, pasando por el feudalismo hasta llegar al capitalismo. Está claro que no podemos estancarnos en este sistema, debemos de luchar por otro más social. Si conocemos los orígenes podremos trazar con confianza nuestro camino hacia nuestro objetivo, pensando que desde un origen humilde y llano, desde un origen donde el actor principal fue la lucha por las libertades de los más oprimidos, desde un origen que buscaba una mayor igualdad entre clases, y sobre todo un origen que buscaba cambiar el sistema opresor, un origen que fue el inicio de ese lento y duro cambiar hacia una democracia cerrada donde abrir sus ventanas y mirar al cielo, fue y es una dura tarea. Y ese camino no ha acabado, no podemos olvidar la historia y a todos aquellos que dieron la cara por conseguir estas libertades, ahora es cuando no podemos separarnos de su lado y acercarnos a quien tiene el poder y la llave de cambiar una situación económica creada por los mismos que ahora dicen tener la solución.

 

Hay que salvar cuanto antes la actual situación económica pero no podemos consentir, y además ser cómplices junto a todos aquellos que generaron esta debacle, que se aproveche la coyuntura para realizar recortes en derechos adquiriros con sudor y lágrimas, no podemos traicionar nuestros orígenes. Llegado a este punto no puedo resistir la tentación de recordar a ese poeta de Aragón llamado José Antonio Labordeta y su «Canto a la Libertad», quien fue un autentico defensor de una democracia con mayúsculas, intentando quitar las vendas de los ojos a aquellos que su «miopía» no les dejaba ver más que su historia reciente. Ese Canto a la Libertad nos recuerda que aún no estamos en una democracia madura, que debemos luchar cada paso que demos hacia adelante y no podemos permitir que nos empujen para desandar lo andado.

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia