Detenido por robo en una oficina del centro de Santander

Le ocuparon parte del material sustraído

Efectivos de la Brigada de Seguridad Ciudadana detuvieron la mañana del día 12 a A.I.P. de 44 años, delincuente sin domicilio, como presunto autor del robo con fuerza cometido la madrugada del día 11 en unas oficinas del centro, donde entro tras sustraer la llave en la portería del edificio. Se llevo un fax, equipo de música, ordenador, siete teléfonos domo, tres inalámbricos, siete “manos libres”, tres grabadoras y diverso material de oficina. Cuando le arrestaron, llevaba cuatro teléfonos domo y dos inalámbricos, un fax y un manos libres pertenecientes a la oficina perjudicada. Se busca el resto del material sustraído, y se investiga si ha participado en otros robos, sin que se sepa de quien es un teléfono forma, un bote de champú, una llave magnética de plásticos, tres púas de plástico y un encendedor, que también llevaba. Dijo que se encontró por la calle la llave de la oficina, entró y se llevó solo lo que le han ocupado.

Mientas que la Brigada de Policía Judicial investigaba el robo que se había producido la noche del día 10 en unas oficinas de la C/ Burgos, les comunican que un coche patrulla ha arrestado a las 13 h. del día 12 a un conocido delincuente, A.I., sorprendido en la Pza. la Esperanza con material que puede pertenecer a ese botín. Los de Seguridad Ciudadana le vieron con una bolsa grande, le pararon y vieron que contenía teléfonos y otras cosas, por lo que le trasladaron a Jefatura, a las dependencias de la Judicial.
El robo se había cometido de madrugada, tras fracturar el habitáculo de la portería del edificio, donde sustrajeron una llave, en la que no consta que es de una oficina del edificio. Después entraron y se llevaron el material citado. Cuando tomaron declaración al detenido dijo que se encontró por la calle una llave con señas del portal y numero de la oficina, de la que solo llevo lo que “pillaron”.

Los miembros de la Judicial están tratando de saber a quien pertenecen los demás objetos que le han ocupado, y están convencidos que ha cometido otros robos, por lo que continúan investigándole. Es un delincuente con ocho detenciones anteriores (robos, daños, amenazas, hurtos y riñas) y que cambia continuamente de “residencia” para que no le controle la Policía. Pasó a disposición judicial.