• 22 de mayo de 2024

EDITORIAL.- Así no, Pedro

Compartir:
EDITORIAL.- Así no, Pedro

El pasado miércoles 24 de abril, mientras se emitía en CANTABRIA RADIO el exitoso programa «Tus tardes con Asun», saltó la bomba informativa en directo a las 19.09 horas aproximadamente.

Pedro Sánchez había decidido, harto del «fango» y el «acoso» hacia varios miembros de su entorno familiar, especialmente su esposa Begoña Gómez, difundir una «Carta a la ciudadanía» a través de la red social X, antes Twitter, en la que insinuaba su posible dimisión como Presidente del Gobierno, emplazándose hasta el lunes 29 de abril para «reflexionar».

Empatía con la persona, responsabilidad con el Presidente

Es fácil empatizar con la persona Pedro Sánchez, comprender las motivaciones del dolor expresado en su carta, y analizar la crispación y la ausencia de «líneas rojas» que en la política reciente se vive, por desgracia.

Pero el ser humano Pedro Sánchez es, a la vez, el Presidente Pedro Sánchez, y debemos exigirle responsabilidad al volante de una España a la que su carta ha situado en una peligrosa posición de incertidumbre.

Si el lunes 29 dimitirá como Presidente, si se someterá a una Moción de Confianza o si seguirá adelante como si nada hubiera pasado estos cinco días, es una burbuja de caos que en el entorno internacional no se está viendo con buenos ojos.

Esta anómala situación ha generado un enorme revuelo político tanto dentro de España como, especialmente preocupante, fuera de nuestras fronteras.

La prensa europea, norteamericana e incluso iberoamericana no ahorra calificativos negativos para esta maniobra de Sánchez que apenas encuentra paralelismos en la historia de la política, e incluso han tachado de «irresponsable».

La audacia de Pedro Sánchez y su capacidad de supervivencia están fuera de toda duda, ya que se trata de un político capaz de tomar decisiones arriesgadas y salir airoso en la mayoría de las ocasiones, incluso luchando contra fuertes elementos en su contra.

El ser humano Pedro Sánchez tiene todo el derecho a sentir dolor, pero el Presidente no puede poner la imagen de España en peligro

EDITORIAL-. «Así no, Pedro». CANTABRIA DIARIO, 26 de abril de 2024

Noticias falsas, crispación y manipulación de la Justicia

Las noticias falsas son un grave problema mundial con complejas ramificaciones y difícil solución. Si queremos, como es deseable, mantener un equilibro entre la sana Libertad de Expresión y las graves consecuencias sociopolíticas que la difusión de contenidos falsos pueden generar, es necesaria una respuesta global y coordinada entre una amplia mayoría de países del planeta.

Porque las «fake news» se pueden producir desde fábricas de contenidos falsos ubicadas en cualquier punto remoto del mundo, aunque el nombre de dominio sea .es, .com o incluso .news, utilizando todas las combinaciones posibles en los nombres de los portales de intoxicación para presentar sus falsas noticias ante una audiencia global a la que impactan de manera directa.

Ya lo vimos con el «Brexit», cuyo escándalo a través de Cambridge Analytics y Facebook hizo saltar todas las alarmas sobre la capacidad de manipulación e influencia que los contenidos falsos tienen sobre la sociedad.

Las noticias falsas, la crispación y una manipulación torticera de la Justicia por parte de organizaciones dudosas como Manos Limpias, han hecho mella en un Sánchez que, además de ser un líder político de indudable solidez, también es un ser humano con puntos débiles.

Insistimos, sin embargo: la empatía hacia el Pedro Sánchez persona no despeja las enormes dudas sobre su proceder como Presidente, cuando podía haber comunicado este período de reflexión personal de forma privada al Rey Felipe VI, sin la necesidad de generar este caos al difundir la carta abierta a todo el mundo.

Las dimisiones, como las denuncias, se ponen y no se anuncian. Cuando Adolfo Suárez apareció en televisión para presentar su dimisión en el año 1981, el contexto tecnológico era muy diferente y no había tantas plataformas de difusión como hoy en la era de la hiperconexión, pero Suárez conservó su mito tras una dimisión televisada en directo que poco se parece a esta especie de «dimisión en diferido» que Pedro Sánchez plantea con esos cinco días de eterna espera.

«Francisco Fuentes, escribió dentro del libro Carisma e imagen política: líderes y medios de comunicación en la transición (2016). Sobre Suárez Fuentes de nuevo subrayó su telegenia, su carisma y su capacidad de seducción, además del magnífico uso que hizo de la televisión», Langa-Nuño, C. (2022).

Denuncia, que algo queda

Manos Limpias lleva utilizando, desde hace años y en muchas ocasiones en coordinación con otra organización igual de dudosa como AUSBANC, la misma técnica: se presentan querellas de todo tipo, en muchas ocasiones poco elaboradas, contra empresas, instituciones y cargos públicos relevantes, y después se ofrece llegar a acuerdos para retirar esas demandas. En el caso de AUSBANC se trataba de un jugoso negocio publicitario que pervivió durante décadas hasta que estalló.

No importa que esas denuncias no lleguen a nada o se archiven la mayoría de las veces, porque el daño ya está hecho: con la denuncia admitida a trámite se pone en marcha la «máquina del fango» y se difunden titulares que destruyen la imagen pública de una empresa o personaje público, sin importar si poco tiempo después se demuestra que no había nada detrás de esa denuncia.

Esta situación, y la crispación política que se vive en la actividad diaria de las personas a quienes encomendamos el rumbo de España, hace necesario tomar medidas urgentes para erradicar las noticias falsas, para detener el uso torticero de la Justicia y para, en definitiva, retomar el rumbo sereno de un país que tiene muchos problemas que solucionar en vez de generar más odio y rabia en las calles.

Bibliografía:

Langa-Nuño, C. (2022). La construcción de un mito. Suárez en la prensa portuguesa y española (1981-2014). Historia y Política: Ideas, procesos y movimientos sociales, 48, 109-141. https://doi.org/10.18042/hp.48.05.

CANTABRIA DIARIO
Últimas entradas de CANTABRIA DIARIO (ver todo)
Compartir:
Compartir