EDITORIAL-. MetroTUS, La Magdalena…el Ayuntamiento de Santander en el ojo del huracán

En la imagen, el Intercambiador Sardinero del TUS
En la imagen, el Intercambiador Sardinero del TUS

El MetroTUS, un proyecto tachado por la oposición como “innecesario” y como “fracaso” por buena parte de sus usuarios y colectivos afectados, es un ejemplo más de distintos temas recientes que han ubicado al Ayuntamiento de Santander en una difícil posición ante la opinión pública. El escándalo de las escolleras de La Magdalena sería otro de esos temas que han colocado al consistorio en el ojo del huracán.

Como reflexión a vista de pájaro se hace necesario recordar que, por pura lógica, los grandes cambios sociales o urbanos (y más en lugares o parajes de enorme valor paisajístico) deben contar con el mayor consenso y la mayor aceptación posible, porque de lo contrario surgirán recelos y fricciones que, a corto o medio plazo, harán daño a cualquier proyecto. En el caso del transporte urbano de Santander es necesario abrir esa reflexión profunda y sincera para replantear la idea. Además está el factor histórico, ya que las ciudades se van construyendo y modificando a lo largo de los siglos, y cualquier intervención en la fisionomía urbana debe ser meditada con el mayor consenso posible: porque la ciudad es de todos, no de un único partido en el gobierno.

El buen gobierno se podría entender, además de por su definición legal en el BOE, por otros conceptos más abiertos como la gestión eficiente y el talante adecuado, en el que todas las opiniones son tenidas en cuenta antes de cometer errores mayúsculos de futuro incierto. Es por eso que las palabras más importantes para todos los grandes cambios son “reflexión y consenso”.