• 15 de junio de 2024

EDITORIAL-. Turismo masivo, precariedad y especulación

Compartir:

Síguenos en GOOGLE NEWS

En la imagen una concentración en Reinosa contra los parques eólicos y contra la «especulación y despoblación» – (C) Foto: David Laguillo/CANTABRIA DIARIO

En la imagen una concentración en Reinosa contra los parques eólicos y contra la "especulación y despoblación" - (C) Foto: David Laguillo/CANTABRIA DIARIO
En la imagen una concentración en Reinosa contra los parques eólicos y contra la «especulación y despoblación» – (C) Foto: David Laguillo/CANTABRIA DIARIO

Miles de personas se manifestaron hace pocos días para que Cantabria no se convierta en la «Ibiza del Norte». Detrás de estas movilizaciones contra el turismo masivo, la «especulación» y la «despoblación» se encuentran fenómenos económicos globales que han terminado por afectar de forma muy negativa a muchas poblaciones con atractivo turístico en España.

Muchos cántabros conocen Ibiza, y saben lo difícil que es encontrar por allí a un habitante oriundo de la isla entre tanto británico tostado como un camarón y tanto alemán cocido tras ingerir toneladas de cerveza.

En la preciosa isla balear se han dado cita varios elementos para conformar una «tormenta perfecta» que ha explotado en la masificación turística: un modelo económico basado en el pelotazo rápido extendido durante décadas, a lo que se suma ahora la novedad tecnológica de las plataformas, mientras que el empleo generado es cada vez más precario hasta el punto de que en ocasiones los propios empleados del sector turístico no pueden pagar los altos precios del alojamiento y se ven obligados a vivir en caravanas.

Cuando el turismo masivo llega a una población, muchos informes económicos y estudios han demostrado que los precios suben para todos, tanto para los habitantes oriundos como para el turista que viene y va. A este fenómeno clásico se ha sumado la modernidad de las plataformas, con modelos de negocio bastante más opacos pero igualmente especuladores, y ha llegado la masificación turística a través de los apartamentos gestionados en plataformas.

En el caso de Valencia, el estudio refleja que plataformas como AIRBNB son un medio para aumentar las rentas inmobiliarias a través del turismo, «lo que hace que el mercado esté principalmente controlado por multigestores profesionalizados en el alquiler de viviendas como viviendas de uso turístico, que operan en las zonas turísticas de la ciudad» (Gil García, J. (2020)).

El resultado es que esta actividad, en muchos casos camuflada como falso negocio entre particulares, influye en la oferta de vivienda residencial y en la transformación de los barrios, impulsando procesos de ‘turistificación’.

‘Este modelo también hace que las posibilidades redistributivas de las economías colaborativas se ven coartadas, ya que en Valencia un 10% de los anfitriones perciben casi el 53% de todos los ingresos que genera Airbnb en la ciudad’, añade Gil García.

Turismo VS empleo

En Sevilla, el informe «De ferretería a gastrobar» analiza cómo en febrero de 2022 cerraba un negocio de 80 años de antigüedad, dedicado a los churros y al chocolate. La causa, según el dueño, fue la «desaparición» de los vecinos de siempre porque «el aumento del alquiler y la turistificación han provocado el cierre» (Romera, A. R., Martín, M. G., Lama, A. V., & Tabales, A. F. (2023). De ferretería a gastrobar: análisis de la turistificación comercial en centros históricos. Documents d’Anàlisi Geogràfica, 69(2), 385-409).

La ‘gentrificación’ se concibe como la llegada de clases medias a barrios con menor nivel de renta, con el consecuente desplazamiento de población de bajos recursos (jubilados, migrantes o trabajadores precarios) debido al aumento de los precios de la vivienda (Barrero et al., 2022; Cocola-Gant, 2018).

El debate entre Turismo y Empleo cae en el terreno de la falacia cuando se analiza con detenimiento el tipo de empleo generado en el sector vacacional masivo: temporalidad, precariedad y subida generalizada de precios en las poblaciones receptoras, algo que dificulta la vida de los habitantes y tampoco supone una salida de futuro para los trabajadores precarios. Una actividad turística masificada deriva en una explosión destructiva y de capitalismo salvaje fomentada por turbios negocios de plataformas digitales que en muchas ocasiones operan en los márgenes grises de la legalidad vigente.

Este fenómeno de desplazamientos de población a través de las rentas no es nuevo, ni es exclusivo de España. La ‘gentrificación’ ya se vio con claridad en barrios de Nueva York tan conocidos como el Bronx https://www.univision.com/noticias/citylab-vivienda/como-esta-cambiando-la-gentrificacion-a-los-vecindarios-de-nueva-york

Cantabria disfruta en la actualidad de un turismo sostenible y no masificado. Salvo puntos concretos como Santillana del Mar donde en ocasiones durante el verano es difícil transitar por sus calles dada la alta afluencia de visitantes, en Cantabria no se ha llegado todavía a la saturación de zonas como Ibiza, Canarias y otros puntos muy turísticos del país.

Los fenómenos de la masificación turística y la ‘gentrificación’ podrían tener graves afecciones sobre nuestro bello paisaje y sobre nuestra delicada sociología.

Estos efectos podrían ser devastadores, salvo que se consiga evitar que Cantabria se convierta en la «Ibiza del Norte».

Referencias:

  • Gil García, J. (2020). Turistificación, rentas inmobiliarias y acumulación de capital a través de Airbnb. El caso de Valencia. Cuadernos Geográficos, 60(1), 95–117. https://doi.org/10.30827/cuadgeo.v60i1.13916
  • Romera, A. R., Martín, M. G., Lama, A. V., & Tabales, A. F. (2023). De ferretería a gastrobar: análisis de la turistificación comercial en centros históricos. Documents d’Anàlisi Geogràfica, 69(2), 385-409. https://doi.org/10.5565/rev/dag.762
Compartir:

1 Comment

Comments are closed.

Compartir