El alcalde califica los huertos sostenibles como un “espacio de convivencia único”

De la Serna y los participantesEl alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, calificó hoy los huertos urbanos sostenibles de la Finca Altamira como un espacio de convivencia único en el que varias generaciones comparten ocio, vida saludable y experiencia vitales muy positivas para seguir haciendo ciudad.
De la Serna asistió esta mañana a la Fiesta de la Cosecha, en la que los beneficiarios de los huertos han dado a conocer y a probar a todos los asistentes los productos que han obtenido en sus huertos, que empezaron a ser cultivados a principios de abril.
El alcalde consideró que los huertos suponen “mucho más de la extraordinaria oportunidad que se le da a la gente de desarrollar una labor sostenible del mundo rural en plena ciudad ya que se han convertido en un espacio de convivencia único en la ciudad entre personas de varias generaciones”.
De la Serna valoró el momento de recompensa por el esfuerzo realizado que supone para los hortelanos dar a conocer el producto de sus cosechas e invitó a todos los santanderinos a acercarse al Parque Altamira para conocer el resultado de la iniciativa del equipo de gobierno municipal de crear estos huertos sostenibles.
Tras la degustación de los productos, se repartió entre los asistentes un sencillo recetario con una muestra de todos los platos que se pueden elaborar con los productos de la tierra.
Además, en un gesto solidario, los hortelanos donaron productos recogidos en sus huertas para el Centro de Acogida “Princesa Letizia”.

Huertos para mayores y personas con discapacidad
En total, se han habilitado 54 huertos de entre 20 y 23 metros cuadrados cada uno, que fueron sorteados y adjudicados a quienes ahora los cultivan. Además, en la plataforma superior se han instalado unas mesas en las que las personas con discapacidad, especialmente quienes van en silla de ruedas, también puedan participar de esta iniciativa.
De los 54 huertos, 44 están destinados a personas mayores, 3 se han cedido a la Asociación de Sordos de Santander y a la Asociación Cántabra Pro Salud Mental (ASCASAM); 3 están destinados a semilleros, para ir produciendo plantas durante todo el año y luego abastecer las huertas, y otras 3 parcelas se dedicarán a educación ambiental. Junto a los huertos, se ubican varios cobertizos para guardar las herramientas, que en breve dispondrán de paneles solares. Habrá también un aljibe para recoger y reutilizar el agua de lluvia para el riego.
El alcalde señaló que los adjudicatarios de los huertos han participado en cursos de formación para aprender técnicas de cultivo sostenible que aplican ya en cada una de sus parcelas.
Además, el Ayuntamiento organiza, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, visitas guiadas de escolares en las que está previsto que participen alrededor de 500 niños en los próximos dos meses.
De la Serna afirmó que el proyecto de creación de huertos urbanos sostenibles “ha costado sacarlo adelante y lo hemos conseguido gracias al empeño de la concejala de Medio Ambiente, Carmen Ruiz, y a pesar de la enorme oposición que hemos tenido por parte del grupo regionalista, que se ha opuesto sistemáticamente llevando iniciativas incluso al pleno para evitar que los huertos urbanos se pudieran hacer aquí”.