El anteproyecto de Ley del Suelo de Cantabria permite construir viviendas y urbanizaciones en terrenos protegidos

El anteproyecto de Ley por la que se modifica la Ley 2/2001 de Ordenación Territorial y Régimen urbanístico del Suelo de Cantabria propuesto por la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria permite construir viviendas y urbanizaciones en terrenos protegidos por la legislación sectorial o el planeamiento urbanístico, segun la formación Ecologistas en Acción (EA).

EA asegura que con esta ley se podrán edificar viviendas aisladas en Montes de Utilidad Pública y Preservados, Zonas de Protección costera, o incluso en el interior de Parques Naturales. Las parcelas deberán tener al menos 0,15 hectáreas de superficie cuando se pretenda construir en la proximidad de núcleos urbanos consolidados, y 0,2 hectáreas para el resto de viviendas. En el primer caso se permitirá edificar hasta 200 m2 de planta y en el segundo hasta un 15% de la superficie de la parcela, dando como resultado
viviendas a partir de 200 m2 y hasta 300 m2 de superficie por planta.

La formación ecologista añade que en el Parque Natural de Oyambre, de 5.758 hectáreas de extensión se podrían construir cientos de viviendas de 300 m2 de planta cada una, en los terrenos que sean de titularidad privada pudiendo hacerse una o varias urbanizaciones dentro del propio Parque Natural con accesos restringidos, donde difícilmente se podrá controlar la protección real del entorno, con la única condición de que las viviendas no sean idénticas entre sí.

Además, aseguran que esta ley está pensada en beneficio de una minoría de propietarios de suelo que tienen la “aspiración de poder pasar sus vacaciones o vivir jubilados en espacios singulares”, frente a la necesidad de la mayoría de la población cántabra de poder disfrutar de sus espacios protegidos en contacto con la naturaleza.

El anteproyecto de ley además, en un claro ‘ejercicio de oscurantismo’, utiliza la expresión “desarrollo moderado y sostenible” argumentando que se pretende orientar el crecimiento en ámbitos próximos al suelo urbano mediante viviendas unifamiliares aisladas cuando en su Disposición Transitoria Novena permite la construcción en suelo no urbanizable o rústico hasta que se apruebe el Plan Especial al que se refiere la Disposición Adicional Quinta de la Ley 2/2001 de Cantabria.

También, agregan que este anteproyecto de ley plantea un “todo vale” en suelos protegido y supone una ‘amenaza’ para el medio dado que facilita la urbanización de suelos rurales con protección antes que la ocupación de solares urbanos vacíos o la rehabilitación de edificios, y convierte el Urbanismo en Cantabria en una ‘disciplina laxa’ sin herramienta alguna para proteger el interés general ni para controlar la dispersión urbana o el consumo irracional del suelo.

Ecologistas en Acción de Cantabria considera inasumible esta nueva norma, tanto desde un punto ambiental como social. Por ello, en las próximas semanas EA avanza que iniciará actuaciones tendentes a recoger el apoyo de otros colectivos ambientalistas y sociales contra la nueva Ley.