Editorial

El circo

{xtypo_dropcap}S{/xtypo_dropcap}i tuviésemos que resumir en pocas palabras –en este caso dos- la Comisión CANTUR que se está llevando a cabo en el Parlamento de Cantabria, por desgracia tendríamos que elegir dos palabras: el circo. Si analizamos todavía más allá el proceso, tendríamos que utilizar palabras más gruesas y poco edificantes para una región que está emitiendo ese proceso al resto del mundo. Payasadas y salidas de tono aparte, hay algo incluso más preocupante: la Comisión CANTUR está dejando en evidencia los problemas más importantes de la política española.
Estos problemas son, sin ningún orden en particular, la ignorancia (¿desprecio?) de las corrientes populares y del sentir de la calle; y la política de trincheras: suave con el propio, duro con el contrario…pero todo formando un escenario ficticio, propio únicamente de la política y, sin embargo, ajeno a la vida de la calle.
Si nuestros políticos -en general, no solo los cántabros, pero especialmente los cántabros porque son lo más cercano que tenemos- no son capaces de abandonar su política de trincheras y la separación entre ellos -y su burbuja- y la sociedad aumenta, las consecuencias finales pueden ser trágicas: una sociedad cohesionada no aguantará durante demasiado tiempo un circo que se monta cada cierto tiempo en hemiciclos, televisiones, o cualquier otro foro aislado de la vida real. Creemos que es una advertencia clara que la sociedad está enviando a una clase política que, de momento, está sorda, ciega y muda.

You may also like

Comments are closed.

More in:Editorial