El paro baja en Cantabria más de un cuatro por ciento

En la región hay más de treinta y cuatro mil desempleados

 

 

 

 

El PP cántabro cree que los buenos datos del paro se apoyan principalmente en la estacionalidad

 

 

 

 

El desempleo registrado bajó en Cantabria en el pasado mes de julio en 1.534 personas, un 4,31 por ciento, con lo que el número total de parados se sitúa en 34.030, según datos difundidos hoy por el Ministerio de Trabajo. La reducción del paro en julio es muy superior a la media nacional, donde el desempleo bajó el mes pasado un 0,58 por ciento, y la segunda más alta de España, tras la registrada en Asturias (-4,72%).

Los registros del conjunto de las oficinas de los Servicios de Empleo correspondientes al mes de julio recogen un descenso de 20.794 personas respecto al mes anterior y sitúan la cifra total en 3.544.095 desempleados.

En julio de 2008 el desempleo subió en 36.492 parados respecto al mes de junio.

Para la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo “los datos de julio confirman que el crecimiento del desempleo sigue moderándose, en la línea iniciada el pasado mes de abril y constituyen el mayor descenso del desempleo en un mes de julio desde 2004”.

El paro registrado desciende en servicios en 13.885 (-0,7%), en construcción en 7.292 (-1,1%) y en industria lo hace en 6.911 (-1,4%). Sube en agricultura en 650 (0,7%) y en el colectivo sin empleo anterior en 6.644 (2,7%).

Por sexos, el paro masculino se sitúa en 1.769.542, al bajar 13.638 (-0,8%) y el femenino en 1.774.553 al descender en 7.156 (- 0,4%). En relación con el año anterior, el paro masculino sube en 683.440 (62,9%) personas y el femenino lo hace en 433.739 (32,4%).
Entre los jóvenes menores de 25 años el desempleo se reduce en julio en 11.830 (-2,8%) respecto al mes anterior y el de 25 y más años baja en 8.964 (-0,3%).

Si bien el descenso del desempleo “es una buena noticia” Maravillas Rojo continúa mostrándose prudente, ya que “debe transcurrir más tiempo para poder hablar de cambio de tendencia. Es previsible que en los próximos meses el desempleo tenga otro comportamiento, pero no esperamos que, si aumenta, lo haga a los mismos ritmos alcanzados en los últimos meses del pasado año”.

El paro registrado desciende en 13 comunidades autónomas entre las que destacan Galicia (-7.381), Castilla y León (-5.023) y Asturias (-3.331). Sube en cuatro comunidades, con el mayor aumento en Cataluña (7.664).

En cuanto a las provincias y ciudades autónomas, el desempleo desciende en 38, entre las que destacan Asturias (-3.331), Pontevedra (-3.073) y Cádiz (-2.842). Por el contrario sube en 14, encabezadas por Barcelona (7.461) y Almería (2.271).

PRESTACIONES Y CONTRATOS

Por lo que respecta a las prestaciones, la nómina de junio ascendió a 2.552 millones de euros, que supone un aumento del 62,9% respecto al mismo mes del año anterior.

Por su parte, los beneficiarios ascienden a 2.600.228, un 54,1% más respecto al mismo mes del año anterior.

En cuanto a la contratación, en julio se han firmado 1.403.023 contratos, que supone un descenso de 223.443 (-13,74%) respecto al mismo mes en 2008.

La contratación indefinida ha registrado 111.143 contratos, que representan el 7,92% del total.

Por último, para la secretaria general de Empleo “los datos del desempleo del mes de julio nos estimulan a afrontar con decisión los retos de los próximos meses”

El Partido Popular considera que los buenos datos del paro se apoyan principalmente en la estacionalidad

 

El portavoz de empleo del Partido Popular en el Parlamento de Cantabria, Eduardo Van den Eynde, manifestó que el descenso del paro registrado en Cantabria en el mes de julio “es una buena noticia, pues supone un alivio para más de mil personas que han encontrado trabajo, fundamentalmente en el sector servicios, gracias al efecto estacional de las contrataciones para la temporada de verano”.

Van den Eynde señaló que este descenso “es mucho menor en sectores como la industria o la construcción, por lo que el gobierno debe huir de mensajes triunfalistas, ya que la verdadera evolución del mercado de trabajo habrá de verse en otoño, cuando desaparezca la componente estacional que ha marcado la evolución de estos meses recientes”.

Para el portavoz de Empleo del PP, “lo malo es constatar un importante descenso en las contrataciones (un 20% menos respecto del año anterior) y el incremento de la temporalidad, lo que no hace presagiar nada bueno para el último trimestre del año”.

“Estas cifras, lejos de transmitir la idea de que la economía de Cantabria está mejor estructurada que hace años, lo que indican es que cada vez dependemos más de factores estacionales, especialmente del dinamismo estival del sector servicios. La evolución, en términos interanuales sigue siendo especialmente negativa, pues el paro se ha incrementado más de un 54% en los últimos 12 meses”.

Van den Eynde destacó igualmente que “se aprecia un gran incremento de los desempleados que perciben subsidio de desempleo no contributivo (más de un 25%), mientras que los parados que perciben prestación contributiva por desempleo han bajado un 10%. Eso significa que hay un gran número desempleados que han agotado su prestación, y, que por tanto, están a las puertas de carecer de ingresos. Este dato, por sí sólo, debería obligar al gobierno a pesar en adoptar medidas que garanticen que se reduzcan el número de unidades familiares en las que se carece de ingresos de cualquier naturaleza, o, de lo contrario, podemos encontrarnos en el otoño con que muchos ciudadanos estén atravesando una situación absolutamente desesperada”.

Eduardo Van den Eynde explicó que “si, como es habitual, el Gobierno se contenta con ‘estar por encima de la media’ en reducción del paro registrado, y se apoya en el mensaje de que ‘otros están aún peor que nuestra región’ mucho nos tememos que no se adopten las medidas necesarias para paliar la grave situación económica de aquellas familias y aquellos trabajadores que carecen absolutamente de rentas o que perciben un subsidio absolutamente insuficiente”.

“Si la crisis de empleo ha tocado o no fondo es algo que veremos a no mucho tardar, pero, en todo caso, hay aún muy pocas señales para el optimismo, y, sin embargo, sí que hay muchas razones para adoptar medidas que permitan la reactivación del empleo de los colectivos más desfavorecidos”, concluyó.