Emotivo homenaje a título póstumo a Eulalio Ferrer

Revilla transmitió a los hijos del publicista el reconocimiento y cariño de los cántabros hacia su padre

 

 

El Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, intervino ayer en el homenaje póstumo a Eulalio Ferrer, organizado por la Asociación de Mayores que lleva el nombre del escritor y publicista cántabro fallecido en México hace cuatro meses, y en el que participaron la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), los ayuntamientos de Santander, Torrelavega y Camargo, y la Fundación Bruno Alonso, además del Gobierno de Cantabria.

En su evocación de Ferrer, y refiriéndose a las difíciles circunstancias que le llevaron al exilio mexicano, Revilla dijo que no le faltaron motivos para haber sido un hombre de rencor o sectario y, sin embargo, fue todo lo contrario. Nos ha dejado, añadió, la imagen de “un auténtico caballero, cordial, progresista, coherente, un hombre bueno y el mejor embajador español en México”.

También aludió al vacío dejado en la ciudad en este primer verano sin su presencia habitual, pero, dirigiéndose a los hijos y nietos presentes en el homenaje, aseguró que su recuerdo seguirá vivo y “con el reconocimiento y cariño de todos”.

El rector de la UIMP, Salvador Ordóñez; los alcaldes de Santander, Íñigo de la Serna, y de Camargo, Ángel Duque; la concejala de Torrelavega, Carmen Hernández, y el presidente de la Fundación Bruno Alonso, José Ramón Sainz Viadero, también intervinieron en el homenaje, siendo unánime el reconocimiento de la generosidad y humildad que caracterizaron en vida a Eulalio Ferrer. Íñigo de la Serna, respondiendo a la petición que previamente hizo el presidente de la Fundación Bruno Alonso, aseguró que Santander contará con una calle que lleve su nombre.

Dos de los tres hijos de Eulalio Ferrer, Ana Sara y Juan Cristóbal, y una nieta en nombre del tercero, recibieron sendos obsequios por parte de las instituciones representadas en este acto, que finalizó con las actuaciones musicales del Grupo Alfiles, dos parejas de danza de Cantabria y el coro Asociación Eulalio Ferrer. Su hija, en nombre de la familia, agradeció emocionada las muestras de cariño recibidas desde el fallecimiento de su padre, que son, dijo, “la herencia más querida”.