El Racing libre por fin

Al final, la justicia metió mano y saneó el Racing de Santander. El nuevo consejo de administración tiene mucho trabajo por delante para limpiar toda la ponzoña creada por Pernía, Harry y sus secuaces.

Y por ese motivo es normal que necesiten tiempo y algo de paciencia por parte de los aficionados. Tienen ante sí la inmensa tarea de reconstruir todo lo destruido desde que el ínclito Alí Syed, de quien ya nadie tiene interés en su destino, aterrizase en Santander.

Los aficionados están respondiendo con ilusión, con ganas de ayudar al viejo Racing a volver a la senda de la dignidad de donde nunca debió salir.