Inaugurada la restauración del retablo y las pinturas murales de la iglesia de San Miguel

Las obras han sido financiadas por la Consejería de Cultura con un presupuesto de 44.000 euros

 

El consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, inauguró ayer la restauración del retablo y las pinturas murales de la iglesia de San Miguel de Ogarrio (Ruesga). Las obras han sido financiadas por la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte con un presupuesto de 44.000 euros.

Se trata de uno de los retablos más significativos del patrimonio histórico-religioso de Cantabria. Durante los trabajos de restauración del retablo de orden salómico, datado en el siglo XVIII, se descubrió el pasado mes de diciembre un mural pintado a principios del XVII, que también ha sido recuperado por la empresa Taller Itinerante por encargo de la Consejería, dado el valor artístico e histórico del mismo.

Las pinturas están realizadas en el XVII como primera decoración del muro frontal del presbiterio, hasta que a principios del XVIII se construyó el actual retablo.

La iconografía de las mismas desarrolla temas tratados en el Concilio de Trento, como la Inmaculada y el culto a San Miguel, patrón del templo. Pertenecen a un estilo lineal de tradición gótica que en Cantabria se extiende de forma arcaizante hasta la época barroca, variando los enmarcamientos según las tendencias artísticas de cada periodo.

San Miguel aparece en la hornacina principal, armado con coraza y una gran espada, y sosteniendo una balanza con la que el arcángel pesa una figura infantil. A sus pies se encuentra sometido el demonio.

El mural se completa en los laterales con diversas escenas: en el piso inferior, la Anunciación y la Asunción de la Virgen, y en el piso superior, el nacimiento y la resurrección de Cristo. Un gran calvario preside la hornacina del ático y aparece también una representación de la ciudad de Jerusalén en el fondo del mural.