José Blanco firma el protocolo para la Reordenación del Frente Marítimo Portuario

La integración Puerto-Ciudad será un referente de sostenibilidad y respeto medioambiental

El ministro de Fomento, José Blanco ha presidido hoy el acto de la firma del Protocolo General de Intenciones para la Reordenación Urbanística del Frente Marítimo Portuario de Santander, que se ha celebrado en el Palacete del Embarcadero del Puerto de Santander. Junto al ministro, han firmado el protocolo la vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Dolores Gorostiaga, el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, el presidente de Puertos del Estado, Fernando González Laxe, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Christian Manrique.

El objetivo del protocolo firmado hoy es establecer las condiciones para llevar a cabo las obras y actuaciones necesarias para la integración del puerto de Santander en la Ciudad, así como el desarrollo de nuevas infraestructuras portuarias, de forma que las soluciones acordadas permitan la implantación de nuevos usos acordes con el desarrollo de la Ciudad y su Puerto. Todo ello mediante la aplicación de medidas urbanísticas apoyadas en un diseño y desarrollo arquitectónico sostenible que contribuirán a mejorar las condiciones medioambientales y paisajísticas del frente marítimo de la Ciudad de Santander.

Dichas actuaciones promoverán, además, la consolidación de una estrategia de aumento de la competitividad del Puerto de Santander, de mejora de sus instalaciones y servicios, y de desarrollo de nuevas infraestructuras de una manera sostenible.

Un Grupo de Trabajo creado al efecto se encargará de definir los usos no portuarios y las determinaciones urbanísticas esenciales, así como el calendario y las inversiones necesarias para el desarrollo del proyecto.

Las zonas portuarias sobre las que se actuará, y cuyas actuaciones quedarán incluidas en el Plan de Inversiones de la Autoridad Portuaria de Santander, son las de San Martín, Muelles de Maliaño y Albareda, Varadero y su entorno, y la Estación Marítima.

En definitiva, y gracias a la colaboración de todas las instituciones firmantes, se conseguirá una considerable mejora en el posicionamiento turístico de Santander, convirtiendo el frente marítimo portuario en un foco de atracción adicional de Cantabria. Además, se fortalecerá el tejido empresarial de Santander, y se generará más riqueza y empleo.