La Asamblea Contra la Fractura Hidráulica quiere presentar una moción contra el ‘fracking’ en Santander

Esta mañana, miembros de la Asamblea Contra la Fractura Hidráulica han visitado las oficinas de todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Santander, para incitarles a presentar en el próximo pleno una moción en contra de la fractura hidráulica. Según recuerda el colectivo en un comunicado, el permiso Luena, concedido a Repsol a inicios de 2011, afecta directamente al abastecimiento de agua potable de Santander, ya que ésta proviene de tres captaciones diferentes en San Martín de Toranzo, Soto-Iruz y La Penilla de Cayón. También afecta al rio Miera, que desemboca en la bahía, poniendo en ‘serio peligro’ su fauna y flora.

Por otro lado el permiso Bezana, concedido a Petroleum Oil & Gas España a finales de 2009, comprende enteramente en su superficie el embalse del Ebro, que a través del bitrasvase ha ayudado en los últimos tres veranos a abastecer de agua potable la capital.

El texto de la moción, entregada a representantes de PP, PSOE y PRC, insta al Gobierno Central a derogar los permisos de investigación Luena y Bezana, y a promover una ley que prohíba la técnica conocida como fractura hidráulica (o fracking) en todo el Estado.

El colectivo recuerda que a pesar del Anteproyecto de ley promovido por el Gobierno de Cantabria en contra de esta técnica, los permisos Luena y Bezana, así como todos los demás permisos que afectan a más de una comunidad autónoma (Bigüenzo, Angosto-1, Usapal y Galileo), son competencia del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, por lo cual la futura ley en ningún caso podría derogarlos.

Asimismo, muestran su preocupación por la continuidad de la campaña de adquisición sísmica que la empresa Repsol va a realizar en el territorio afectado por el permiso de investigación Luena. ‘Nadie construye los cimientos de una casa si no espera terminarla’, señalan. Este colectivo desea que el Ayuntamiento de Santander se sume a los más de 30 municipios de Cantabria que se han posicionado en contra de la fractura hidráulica, demostrando una ‘voluntad política real de que estos proyectos se paren para siempre’, informaron en un comunicado.