La Guardia Civil investiga a un hombre por utilizar medios ilegales de captura de aves

La Guardia Civil investiga a un hombre por utilizar medios ilegales de captura de aves

  • Utilizaba redes con reclamo vivo para la captura de aves fringílidas

21 de mayo de 2020. Fuerzas del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Cantabria, han instruido diligencias, el pasado lunes, en calidad de investigado a un hombre de 54 años de edad como presunto autor de un delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos, al utilizar medios ilegales de captura de aves en una finca urbana situada en la localidad de Cabezón de la Sal.

A mediados de enero, la Guardia Civil localizó una red japonesa (medio masivo y no selectivo para captura de animales, principalmente aves fringílidas) en una finca urbana de la citada localidad.

Por este motivo, los agentes pusieron en marcha una series de servicios de vigilancia, con el fin de poder identificar al o a los autores. Gracias a estas pesquisas, se pudo constatar, que la mencionada red, era utilizada para capturar aves fringílidas (aves paseriformes a la que pertenecen los canarios, jilgueros, pinzones, verderones, mixtos, etc). El ahora investigado, colocaba una jaula con diferentes aves cerca de la red, a modo de reclamo, con el fin de atraer otros animales y poder de esta manera capturarlos.

El uso de redes para la captura de aves está prohibido según la Ley 42/2007 de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, así como según la Ley 4/2006 de 19 de mayo de Conservación de la Naturaleza de la Comunidad Autónoma de Cantabria.

Cantabria tampoco contempla este tipo de aves como especies cazables en su Ley de Caza.

En una inspección realizada durante el viernes pasado en la finca, se localizaron, además de la red, dos cobertizos, en cuyo interior se albergaban medio centenar de aves. En uno de ellos, los animales, principalmente, canarios, mixtos y jilgueros, se encontraban sin enjaular, y en el segundo, estaban dispuestos en parejas dentro de pequeñas jaulas, en pleno periodo de cría.

El investigado no se encuentra inscrito en el Registro Nacional de Criadores y carece de cualquier tipo de autorización para la captura de aves fringílidas, no perteneciendo a ninguna sociedad silvestrista.

Por todo ello, la patrulla instruyó diligencias en calidad de investigado a esta persona como presunto autor de un delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos.