La población extranjera en Cantabria se redujo un 11% entre 2012 y 2013, tras abandonar la región más de 4.500 inmigrantes

 

Un estudio de UGT aclara que Cantabria ha pasado en sólo dos años del mayor al menor número de extranjeros desde el inicio de la crisis

                                

La población de nacionalidad extranjera empadronada en Cantabria se redujo en más de un 11% y 4.551 personas entre los años 2012 y 2013, pasando de 39.313 a 34.762 residentes no españoles, el mayor y el menor número respectivamente contabilizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) desde el inicio de la crisis económica en el año 2008, según aclara un informe de UGT elaborado con motivo de la celebración el 21 de marzo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.

El informe, que utiliza las últimas estadísticas disponibles del Instituto Nacional de Estadística, precisa que “la situación económica, laboral y social de España está dando lugar a un flujo de emigración al exterior de todas las nacionalidades, en especial de los extranjeros”.

El sindicato subraya que según la última Estadística del Padrón Continuo del INE fechada a 1 de enero de 2014, más de medio millón de extranjeros abandonaron España entre los años 2012 y 2013 con una reducción de más de un 12% de la población extranjera empadronada, ligeramente superior a la registrada en Cantabria.

Según precisa Asunción Villalba, responsable regional de la Secretaría  Para la Igualdad y Protección Social de UGT, departamento que ha elaborado el informe, “tanto en Cantabria como en el resto de España se está produciendo un efecto huida motivado por el desempleo, la ausencia de rentas o la precarización insostenible de los salarios y la pobreza, que está agravando las desigualdades y la discriminación”.

“La población extranjera no percibe las mismas retribuciones ni tiene acceso a los mismos puestos de trabajo, además de sufrir más que nadie el desempleo, lo que la ha conducido a una pobreza insostenible”, argumenta Villalba, que reclama “medidas urgentes para frenar una sangría emigratoria tanto de extranjeros como de españoles que puede tener graves consecuencias económicas, sociales y humanas para hoy y para el futuro”.

Más paro y un 34% menos de salario

El informe de UGT matiza al respecto que distintas estadísticas oficiales de ámbito laboral y social reafirman “esta pobreza insostenible” y el “efecto huida” de los ciudadanos extranjeros.

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre del año pasado, en Cantabria la tasa de paro de los extranjeros es de un 29,10%, casi 12 puntos más que la de los españoles residentes en la región (17,62), diferencia que se incrementa en relación a la de los extracomunitarios, que ascendió a un 30,1% al término de 2014.

Desde el año 2007 al 2014, el número de ocupados extranjeros registrado en Cantabria se ha reducido en 5.300 (de 19.000 a 13.700) y en casi un 28%, un 12% más que la pérdida de empleo de los trabajadores de nacionalidad española en la región (de 247.900 a 213.100) en el mismo período.

A esta mayor pérdida de empleo y subsiguientemente de un mayor nivel de paro, UGT agrega que la última Encuesta de Estructura Salarial correspondiente al año 2012 confirma que en Cantabria los extranjeros tenían una ganancia media anual de 13.478 euros, 7.021 ó 34,2% menos que los 20.499 euros de los españoles en la región, brecha salarial que supera a la media nacional en el mismo concepto (32,7%).

Desde el inicio de la crisis económica, esa brecha salarial entre los trabajadores extranjeros y españoles de Cantabria no ha cesado de incrementarse, ya que era de un 27,9% en 2008, un 32,8% en 2009, un 33,2% en 2010 y un 33,3% en 2011.

Villalba puntualiza en este sentido que “esas diferencias salariales no se pueden explicar por factores objetivos porque la población de doble nacionalidad, pese a su formación y conocimiento del idioma, sigue sin percibir las mismas retribuciones y sin tener acceso a los mismos puestos de trabajo que los españoles de origen”.

A ello añade, en relación a las personas exclusivamente de nacionalidad extranjera, que “la disminución de sus salarios y, sin embargo, el aumento de quienes perciben los salarios más bajos, puede ser un indicador de que nos encontramos ante otra discriminación en el acceso al empleo y al salario”.

Brusco descenso de las autorizaciones de trabajo

El informe de UGT recuerda que uno de los indicadores más relacionados con la creciente salida de extranjeros de España en los últimos años es la propia evolución de las autorizaciones de trabajo que se les conceden, que en 2006 superaban las 850.000 y en 2014 no alcanzaban las 200.000.

En Cantabria, entre enero y noviembre de 2014 (última estadística oficial disponible) se concedieron 849 autorizaciones de trabajo a extranjeros, un 21% ó 228 menos que las 1.077 contabilizadas en el mismo período de 2013.

Cantabria registró en 2007 un total de 6.866 autorizaciones de trabajo a extranjeros, cifra que se ha ido reduciendo de manera progresiva hasta poco más de un millar en los dos últimos años registrados.

 

 

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia