La Policía Nacional desarticula un grupo especializado de butroneros que utilizaba sofisticadas herramientas para “reventar” las cajas fuertes

Forzaban las medidas de seguridad con sopletes de oxígeno-acetileno

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un activo y especializado grupo de butroneros que había actuado en varias provincias. Hasta el momento se han esclarecido siete robos con fuerza perpetrados en empresas de Toledo, Cuenca y Barcelona. La banda se caracterizaba por el empleo de sofisticadas herramientas para la apertura de puertas o cajas fuertes -mediante sopletes de oxígeno-acetileno- y la inutilización de alarmas. Los tres presuntos responsables del grupo han sido detenidos en la localidad madrileña de Sevilla la Nueva y en Toledo. Ocultaban el material para perpetrar los robos en un “zulo” construido tras una pared de uno de los inmuebles registrados.

Movilidad geográfica

El pasado mes de enero se cometieron dos robos con fuerza en Toledo, uno en la Jefatura Provincial de Tráfico y el otro en una empresa de construcción de esta localidad. Ambos fueron perpetrados el mismo día de madrugada y a ellos se sumaron otros dos nuevos asaltos, cometidos igualmente en Toledo, en días posteriores, en los que los atracadores utilizaron el mismo modus operandi. Los indicios obtenidos permitieron a los investigadores centrar las pesquisas sobre una banda de butroneros liderada por un ciudadano español, R.G., con amplios conocimientos en cerrajería.

Una de las características del grupo ahora desarticulado era la gran movilidad geográfica con la que actuaba. Sus integrantes se desplazaron a Barcelona a principios del mes de abril donde cometieron otros dos robos con fuerza. Fueron sorprendidos por los Mossos d´Esquadra, que lograron arrestar a tres de ellos, si bien, el máximo responsable logró escapar de los agentes. Además de estas acciones, también se les atribuye la autoría de otro robo cometido en una nave industrial de Cuenca.

Un “zulo” para ocultar las herramientas

Finalmente, las investigaciones realizadas por la Policía Nacional permitieron detener a R.G., así como localizar el lugar en el que guardaba las herramientas empleadas para practicar los butrones, en la localidad de Sevilla la Nueva. Los agentes descubrieron un “zulo” detrás de una pared en el que ocultaba extractores de bombines, radiales, antenas de inhibidores, tornillos diamantados y sprays de adhesivo para inutilizar volumétricos. Otros dos miembros de la banda, J.J.C.M. y A.M.N., fueron detenidos en Toledo.

Se han practicado otros dos registros, en Madrid y en Marugán (Segovia) en los que se han intervenido además sopletes de oxígeno-acetileno, bombonas de oxígeno para el oxicorte y otros útiles. Asimismo, se han recuperado estilográficas y relojes de marcas de prestigio, teléfonos móviles, cámaras fotográficas, y ordenadores portátiles, procedentes presumiblemente de los robos, así como billetes quemados que podrían proceder de las cajas fuertes atacadas con los sopletes.

La operación ha sido realizada por investigadores de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) Central, de la Comisaría General de Policía Judicial, junto con agentes de la UDEV de Toledo.