La Policía Nacional esclarece dos “autosecuestros” simulados por motivos pasionales y económicos

Falsas víctimas arrestadas en Gandía y Las Palmas de Gran Canaria

Una mujer pretendía saber lo que su marido estaba dispuesto a hacer por ella y le envió varios SMS con fotografías de ella misma atada y en los que se hacía pasar por los secuestradores

En otro caso, un hombre se disfrazó para simular su propio secuestro y justificar así el gasto en máquinas tragaperras de 130.000 euros de la empresa que dirige

La Policía Nacional esclarece dos “autosecuestros” simulados por motivos pasionales y económicos

Agentes de la Policía Nacional han esclarecido en los últimos días dos “autosecuestros” simulados por motivos pasionales y económicos. Una mujer que pretendía saber lo que su marido estaba dispuesto a hacer por ella le envió varios SMS -con fotografías de ella misma atada- en los que se hacía pasar por los secuestradores. En otro caso, un hombre se disfrazó para simular su propio secuestro y justificar así el gasto en máquinas tragaperras de 130.000 euros de la empresa para la que trabaja. La mujer ha sido detenida en Gandía mientras circulaba en su propio vehículo y el hombre a la salida de su oficina con papeles en blanco que hacían las veces de rescate.

Motivos pasionales

La denuncia por la desaparición de la mujer interpuesta por su pareja alertó a los investigadores. El hombre había recibido en su móvil una fotografía de ella atada de pies y manos, seguida de un texto en el que le exigían el pago de 20.000 euros por su liberación. A este SMS le siguieron otros en los que reclamaban el pago del rescate y le pedían igualmente que no avisara a la policía.

Las investigaciones practicadas lograron averiguar que la mujer podría encontrarse en la zona de Benidorm o Denia. Los agentes establecieron un amplio dispositivo para localizar el vehículo de la víctima y así detener a los responsables del secuestro. El automóvil fue visto circulando por la N-332, por lo que se inició un seguimiento del mismo hasta que se detuvo en un centro comercial de Gandía.

La conductora, que viajaba sola y se encontraba en perfecto estado, era la supuesta víctima del secuestro. En un primer momento dijo a los policías que había sido liberada esa misma mañana. Fue posteriormente cuando cambió su relato y aseguró que simuló su propio secuestro motivada por la mala situación personal que atravesaba.

En la investigación han participado agentes del Grupo de Secuestros y Extorsiones de la UDEV Central, de la Comisaría General de Policía Judicial, y de la UDYCO de la Jefatura Superior de Policía de Valencia.

Motivos económicos

En el otro caso de “autosecuestro”, el apoderado-director de varias empresas de promoción inmobiliaria -jugador asiduo a las “máquinas tragaperras”- había gastado dinero perteneciente a las empresas que dirigía y que tenía que justificar ante los administradores de las mismas.

Por tal motivo dejó un sobre con papeles en blanco en la caja de seguridad que tiene contratada en una entidad bancaria. Además compró un pantalón, una camisa, una peluca, una careta, una bolsa, una barba, un bote de gomina, unos guantes y un reloj para completar su plan.

Se encerró en los baños de su trabajo con los elementos de disfraz y telefoneó a un compañero de trabajo para decirle “que le habían secuestrado” y que pasaría un hombre con la llave de la caja de seguridad del banco para que bajara a coger todo lo que hubiese y se lo entregase. En el mismo baño se disfrazó, se dirigió a la oficina donde se encontraba su compañero y le entregó la llave de la caja, al mismo tiempo que le dijo que bajara.

Cuando este compañero llegó al banco para sacar el sobre de la caja, una empleada lo encontró muy nervioso y decidió llamar a la Policía. Mientras tanto, el falso secuestrado esperaba en el trabajo y escuchó unas sirenas, por lo que se cambió nuevamente en el baño y aguardó el regreso de su compañero. A su llegada le manifestó que los secuestradores le habían enviado a él, debido a que tardaba mucho, cogió el sobre y salió de la oficina, encontrándose al salir a la calle con los agentes que se habían desplazado a la zona, le requirieron su identificación y le intervinieron el sobre con diversos papeles blancos recortados simulando fajos de billetes.

En los baños de su trabajo se localizó un bolso de color azul, conteniendo un par de zapatillas, un pantalón vaquero de color azul claro, una camisa de color azul, una camiseta blanca, una careta con pelo, bigote y barba de color blanco, una barba con bigote de color pelirrojo, una peluca de color castaño, un revolver simulado de color negro con cachas marrón, simulando un calibre 38 corto, unas gafas de sol, un reloj de color verde, un par de guantes de tela de color blanco y un bote de gel fijador.

La detención ha sido practicada por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas, con la colaboración de agentes de Seguridad Ciudadana y de la comisaría de Distrito Sur.