La Unión asegura que Cantabria debe concertar convenios sanitarios con Asturias, País Vasco, y Castilla y León

Santander 19 de Octubre de 2014.-

 

Helicóptero llevando un herido por quemaduras a Cruces (Barakaldo)
Helicóptero llevando un herido por quemaduras a Cruces (Barakaldo)

LA UNIÓN (LU) defendió que Cantabria debe concertar “convenios sanitarios de colaboración con Asturias, País Vasco, y Castilla y León”, para garantizar “la libre circulación sanitaria de los ciudadanos de las cuatro comunidades”, y además, “para ahorrar gasto, ganar cercanía y rapidez en la atención sanitaria”.

Rafael Sebrango, el Presidente de la formación, que defiende la “devolución al Estado de la competencia de Sanidad de Cantabria”, defendió, “como medida transitoria a la recentralización”, el establecimiento de “Convenios globales para beneficiar especialmente a los ciudadanos de las cuatro regiones que viven en zonas limítrofes”.

Existe una realidad social que no se puede ignorar”, añadió y es que “a los ciudadanos de la zona oriental de Cantabria, a los de Castro Urdiales en particular, les conviene acudir, ante una urgencia, y también para una consulta ordinaria, principalmente, al País Vasco”, y “a los de las zonas asturianas de Peñamellera y Ribadedeva, les conviene más acudir a la Sanidad de Cantabria”, y finalmente “es más útil concertar el Hospital de Reinosa con Castila y León que mantenerle como ahora”, pues, aclaró “se pueden compartir gastos, y a los ciudadanos de la Montaña Palentina y Norte de Burgos, les conviene más acudir a Reinosa que abordar grandes desplazamientos hasta Burgos o Palencia”.

Se trata de institucionalizar lo que indica el sentido común”, prosiguió el representante de LA UNIÓN (LU), para el que “así como las enfermedades e infecciones no saben de fronteras regionales, los enfermos tampoco deben sacrificarse por mantener en pie esas fronteras imaginarias”.

Según Sebrango actualmente no existe ningún convenio para amparar el uso conjunto de los servicios sanitarios en zonas limítrofes. Existe “una práctica consentida” de atención en situaciones de urgencia, por parte del Servicio Cántabro de Salud, a los asturianos de Peñamellera y Ribadedeva, pero no está amparada por concierto alguno, por lo que el pasado 30 de Mayo, el Parlamento de Asturias, aprobó una proposición no de ley a fin de establecer un convenio de coordinación sanitaria con Cantabria, que institucionalice la práctica.

En el caso del País Vasco, es un clamor social el que existe en Castro Urdiales y resto de municipios de la zona oriental, pues para ellos “es más accesible, rápido, y tiene menos coste personal”, acudir a la Sanidad del País Vasco, por su mayor cercanía.

Y el uso compartido del Hospital de Reinosa, “es un caso de lógica aplastante”.

Los vecinos de la Montaña Palentina, con poblaciones tan importantes como Cervera de Pisuerga o Aguilar de Campóo, soportan desplazamientos de hasta 80 kms para urgencias hospitalarias y consultas especializadas, teniendo que acudir hasta Palencia capital. Lo mismo ocurre con los vecinos de la zona norte de Burgos.

Un uso compartido del Hospital, rentabilizaría de forma intensa la inversión efectuada por el Gobierno Regional de Cantabria, y además, “convertiría a Reinosa en la capital sanitaria de una amplia zona geográfica, lo que generaría mayor actividad económica y comercial”, además de dar mejor servicio sanitario a los vecinos afectados de Palencia y Burgos.

Por ello, desde LA UNIÓN (LU) instan al Presidente del Gobierno de Cantabria, Ignacio Diego, a que “suscriba Convenios de Atención y Coordinación Sanitaria, con Asturias, Castilla y León, y País Vasco”, y ello para garantizar “la libre circulación sanitaria entre las cuatro Comunidades”, lo cual “es un beneficio evidente para los habitantes de zonas limítrofes”, y además, finalizaron “supone convertir en oficial lo que es lógico y sensato”, y “saltarse fronteras en favor de mejores servicios básicos al ciudadano”.