Editorial

Las autoridades deben intervenir el Racing inmediatamente

 

  • #SOSRacing y “Fuera chorizos”, según los aficionados, consignas más vivas que nunca
  • El presunto presidente del Racing y sus secuaces, a la caza de periodistas molestos
  • Dos millones de euros públicos penden de un hilo al estar consignados como subvención al Racing
  • Periodistas expulsados de las instalaciones por los guardaespaldas de un tal “Harry”

 

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}n vista del caos y la deriva agresiva y neofascista de sujetos que usurpan puestos de dirección, pedimos la intervención de Racing de Santander Sociedad Anónima Deportiva -comúnmente conocida como Racing de Santander- por parte de las autoridades para detener y eliminar de una vez por todas la surrealista situación en la que se encuentra una de las entidades cántabras más internacionales.

Tiene que haber algún canal o resorte para romper esta agónica situación y sacar de las instalaciones a personas que atacan a la sociedad cántabra y humillan al Club al que dicen representar.

Las autoridades deben, de forma fulminante, intervenir en esta empresa SAD en la que se están llevando a cabo flagrantes acciones inconstitucionales como atacar a la prensa. Deben hacerlo de forma inmediata y sin importar si la titularidad de las acciones pertenece a un (presunto) vándalo indio que no las ha pagado. Que por una vez se imponga la lógica en lugar de las marañas legales.

En la última semana, personas que dicen ser -y subrayamos “dicen ser” porque la mayoría de estos presuntos directivos ni siquiera constan inscritos en el registro ni tienen capacidad de firma en el Club- directivos del Racing de Santander, han expulsado a periodistas de las instalaciones del Racing, configurado así una nueva vuelta de tuerca, una más, a la surrealista situación que vive el Racing de Santander.

Por no mencionar el veto a otros periodistas que ni siquiera pueden acercarse a las instalaciones. De ese veto hablaremos otro día, largo y tendido y con nombres y apellidos.

En resumen, que un golpe de efecto, virando el timón hacia otro lado de las autoridades, sería sacar de los despachos a esa tropa de personas que están ahí con la “legitimidad” de una llave -en varios casos al no existir una firma válida y legal la única legitimidad es tener la llave de acceso- y restaurar, de alguna forma, una situación de normalidad en el Racing de Santander.

Por el bien de todos, sobre todo pensando en esos 2 millones de euros que estaban consignados en los Presupuestos Generales de Cantabria 2013 para el Racing de Santander y que, desde estas líneas, no quisiéramos que cayesen en tan malas manos.

 

 


 

You may also like

Comments are closed.

More in:Editorial