• 30 de noviembre de 2022

Líderes mundiales, detectives y fomento de la violencia: así de sucio juega la «economía de las plataformas» #UberFiles

 Líderes mundiales, detectives y fomento de la violencia: así de sucio juega la «economía de las plataformas» #UberFiles

Se autodenominan «economía colaborativa» pero no lo son: la economía de las «apps» no es más que una economía extractiva, una extensión más del capitalismo salvaje, que pretende jugar en cualquier sector pero sin respetar ninguna de las normas del «mundo real».

UBER, la aplicación que opera en el sector del transporte público, el taxi, pero no cumple las obligaciones que los taxistas tienen, fue una de las aplicaciones más famosas a la hora de tergiversar el lenguaje: ya no se habla de trabajadores sino de «colaboradores», a quienes la empresa además puede vetar el acceso a la «app» en cualquier momento.

Una nueva investigación del Consorcio Internacional de Periodistas ha sacado a la luz #UberFiles, que desvela el «juego sucio» que la gran corporación tecnológica utilizó para expandir su proyecto.

Desde influencias con políticos de alto nivel como el entonces ministro francés de Economía Emmanuel Macron, hasta la utilización de detectives para investigar a los taxistas o fomentar la violencia, los #UberFiles dejan claro que la empresa estaba lejos de tener un comportamiento ejemplar.

Para crecer, según se ha desvelado en el caso destapado por ICIJ, se contrató incluso al exasesor de Barack Obama David Plouffe, entre otros lobbistas, tal y como se refleja en la filtración de documentos internos de la compañía tecnológica.

UBER tejió una gran red de influencias e intereses para garantizar su crecimiento mientras se precarizaba el empleo y se hundía a todo el sector del taxi allí donde la empresa tecnológica operaba

Las «estrategias oscuras» de expansión de la empresa de servicios de movilidad entre los años 2014 y 2017 también incluyeron la contratación de detectives para investigar a los taxistas y a sus líderes sindicales, y desde 2014 a 2016 ejecutivos de Uber mantuvieron más de 100 reuniones con representantes públicos de 17 países, incluyendo 12 reuniones con representantes de la Unión Europea que no fueron públicas.

La ‘Pirámide de la mierda’

En la imagen difundida por ICIJ se ve la «Pirámide de la mierda», en la que UBER recoge los diferentes litigios y problemas administrativos que la actividad de la empresa generaba en diferentes países.

Además, para dificultar las investigaciones policiales, UBER utilizaba aplicaciones especiales que impedían a los agentes de la ley utilizar el servicio.

Compartir:

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia