Los juzgados cántabros registraron un 14% menos de asuntos por la suspensión de plazos en el estado de alarma

  • La incidencia de la covid-19 eleva las tasas de pendencia y congestión al tiempo que reduce la de litigiosidad

  • Los asuntos resueltos disminuyeron menos que la media nacional y la tasa de resolución en Cantabria se situó en 1,01, al ventilarse más asuntos que los que entraron en el periodo

Santander, 8 de julio de 2020.-

Los juzgados y tribunales de Cantabria registraron un total de 17.908 asuntos durante el primer trimestre de este año, lo que supone una disminución del 14,1 por ciento respecto al mismo periodo de 2019, como consecuencia de la suspensión de plazos y actuaciones judiciales no esenciales en el estado de alarma.

Del mismo modo, las tasas de pendencia de asuntos, congestión de órganos y litigiosidad dejan ver la incidencia de la crisis sanitaria: mientras aumentan las dos primeras y disminuye la que mide el número de pleitos que se presentan en relación a la población.

Y es que el Informe sobre la situación de los órganos judiciales que trimestralmente elabora el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial y que hoy ha sido dado a conocer con datos correspondientes al primer trimestre de este año, recoge la actividad judicial que tuvo lugar fundamentalmente entre el 1 de enero y el 14 de marzo, esto es, durante un periodo con dieciocho días menos de los 91 de que consta el trimestre.

A partir de esa fecha, quedaron suspendidos los plazos y términos, y solo se practicaron aquellas actuaciones consideradas urgentes por su carácter esencial.

Aumenta el peso de los asuntos civiles y laborales

En Cantabria, los cerca de 18.000 asuntos ingresados suponen una disminución del 14,1 por ciento, una caída aún mayor que el descenso experimentado a nivel nacional, del 12,8 por ciento.

Al analizar a qué jurisdicción pertenecen el total de procedimientos ingresados, se observa que el peso de los asuntos civiles y laborales crece, en detrimento de los penales y contencioso-administrativos.

Durante el primer trimestre de este año los civiles representaban casi la mitad de todos los pleitos que se registran en los juzgados y tribunales de Cantabria (el 47,65 por ciento). En el mismo periodo de 2019, estos asuntos suponían el 46,68 por ciento del total.

Los asuntos penales constituyen el 42,46 por ciento (el 43,29 por ciento en 2019); los laborales, el 7,92 por ciento (el 7,8 por ciento un año antes), y los contencioso-administrativos, el 1,96 por ciento (el 2,23 por ciento en 2019).

Se resolvió más que la entrada de asuntos

En el periodo analizado, se ventilaron 18.075 procedimientos y se dictaron un total de 17.912 resoluciones, entre sentencias (5.661), autos (7.327) y decretos (4.924).

Este volumen de resolución supone un 11,9 por ciento menos que en el mismo periodo de 2019, consecuencia directa y obligada del estado de alarma, sobre todo en ese periodo inicial.

La media del conjunto de todas las comunidades autónomas registró un descenso en la resolución aún mayor, del 12,3 por ciento.

No obstante, la tasa de resolución arroja un dato positivo, y es que durante el primer trimestre de este año el indicador que pone en relación los asuntos resueltos y los ingresados, se situó en 1,01, lo que supone que los órganos judiciales resolvieron más que los asuntos que ingresaron en el periodo.

Esta tasa es superior a la media nacional, que fue de 0,99, y Cantabria se sitúa así en el grupo de cabeza de las comunidades autónomas con mejor tasa de resolución, sólo por detrás de La Rioja (1,03) y Aragón, Extremadura y Navarra (1,02).

La incidencia de la covid-19 en los asuntos en trámite

La incidencia de la crisis sanitaria que motivó la declaración del estado de alarma y la suspensión de plazos y actuaciones judiciales no urgentes se traduce en un aumento de los asuntos en trámite al final del periodo.

Al acabar el primer trimestre de este año, los juzgados y tribunales de Cantabria seguían tramitando un total de 29.067 asuntos, un 5,8 por ciento más que en 2019, aumento más discreto que el del conjunto del país (7,9 por ciento).

La tasa de pendencia -que pone en relación los asuntos que permanecen en trámite al final del periodo con los resueltos- fue de 1,61, superior a la que se registró en el mismo periodo de 2019 (1,34). A nivel nacional, la tasa también creció: de 1,66 a 2,04.

No obstante, Cantabria sigue estando entre las comunidades con menor tasa de pendencia: por debajo de la media (1,61 frente a 2,04) y solo por detrás de Navarra (1,25), Asturias (1,38) y Aragón (1,44).

La congestión crece en todo el país

La tasa de congestión, al igual que la de pendencia, también refleja la incidencia de la suspensión de plazos y actuaciones que conllevó el estado de alarma.

Así, al poner en relación el total de asuntos por resolver –los que ya estaban en el juzgado al comienzo del periodo y los nuevos que entran en el trimestre- con los que se resuelven, en el primer trimestre de 2020 la tasa de congestión fue de 2,58, frente una tasa en el mismo periodo de 2019 de 2,35. A nivel nacional, esta tasa también ha crecido, pasando de 2,66 el pasado año a 3,04 este.

No obstante, una vez más Cantabria se coloca entre las comunidades autónomas con mejor situación, esto es, con menor tasa de congestión. Se encuentra por debajo de la media (2,58 frente a 3,04) y solo por detrás de Navarra (2,25), Asturias (2,38) y Aragón (2,44).

Esta menor congestión que la media contrasta con la tasa de litigiosidad, que pone en relación los asuntos presentados en el territorio con la población, y que en Cantabria tradicionalmente está por encima del conjunto de todas las comunidades autónomas.

La tasa de litigiosidad baja: se pleitea menos que en 2019

No obstante, una vez más, la crisis sanitaria deja huella en los datos y se observa cómo esta tasa, que mide los pleitos que se presentan en relación a la población, baja en todas las regiones, dado que en la última quincena sólo se pudieron registrar los asuntos considerados urgentes por su carácter esencial.

Así, mientras que en el primer trimestre de 2019 los juzgados y tribunales de Cantabria registraron 35,99 asuntos por cada mil habitantes, en 2020 han ingresado 30,75.

A nivel nacional, también ha bajado la tasa de litigiosidad, de 34,56 asuntos de enero a marzo de 2019 a 29,91 en el mismo periodo de este año.

No obstante, en comparación con otras comunidades autónomas, Cantabria una vez más se sitúa en el grupo de territorios donde más se pleitea, por encima de la media (30,75 frente a 29,91).

Donde más pleitos se presentaron durante el periodo fue en Canarias (37,54), Andalucía (32,82) y Asturias (30,95).