Los sindicatos afirman que la práctica totalidad de los trabajadores del sector ferroviario han secundado la huelga

  • Los empleados celebran a las 11 de la mañana y las siete de la tarde sendas manifestaciones hasta la Delegación del Gobierno

Según los sindicatos convocantes (CC OO, UGT, CGT, SEMAF, SF, y SCAT), la práctica totalidad de los trabajadores del turno de mañana de Renfe, Adif y Feve con posibilidad de hacer huelga han decidido secundar el paro de 24 horas convocado hoy en el sector ferroviario para protestar por los planes de liberalización del Gobierno.
El portavoz de los comités en las tres empresas ferroviarias Manuel Celis ha cifrado este seguimiento “en un 98 o 99 por ciento”.
Sobre los servicios mínimos, Celis ha lamentado la existencia de “alguna incidencia en línea” que ha impedido salir a todos los trenes programados a pesar de que -ha resaltado- “los comités de empresa estamos intentando llevar la tranquilidad a los trabajadores y usuarios para que estos servicios mínimos se respeten”.
Así, ha indicado que “no ha circulado el Alvia de la mañana ni tampoco muchos de los trenes de Cercanías con dirección a Liérganes y Oviedo”, destino hacia el que ha indicado “solo ha salido un convoy de mercancías”.

Marchas hasta la Delegación del Gobierno
Por otro lado, Celis ha indicado que los trabajadores se concentran ante las estaciones de Adif y Feve sobre las 11 de la mañana para desde allí partir hasta la Delegación del Gobierno pasando previamente por la plaza del Ayuntamiento, donde tienen previsto expresar su apoyo a los desempleados que en torno al mediodía se concentrarán un lunes más dentro de la campaña ‘Los lunes al sol’ inicia el pasado 10 de septiembre.
Además, Celis ha recordado que los trabajadores ferroviarios llevarán a cabo esta tarde una manifestación, que partirá a las 19 horas de la Plaza de las Estaciones y concluirá igualmente ante la Delegación del Gobierno.
Finalmente, el sindicalista ha reiterado la necesidad de mantener estas movilizaciones en el sector ferroviario hasta que el Gobierno “no dé marcha atrás en su intención de liberalizar el tráfico nacional de viajeros en julio de 2013, mucho antes de que la UE marque criterios obligatorios, y de separar Renfe en cuatro sociedades anónimas con vista a la privatización por áreas de la empresa”.