Malas sensaciones

El Racing cae derrotado en Salamanca confirmando en Copa su crisis de juego:

El Racing se obliga a resolver los deciseisavos de final de la Copa del Rey en Los Campos de Sport de El Sardinero tras la derrota por la sufrida en El Helmántico (1-0). Con el apoyo de los aficionados cántabros los cuestionados jugadores verdiblancos tendrán que dar la vuelta a una eliminatoria que ha quedado abierta tras el primer enfrentamiento ante la Unión Deportiva Salamanca que consiguió la victoria de penalti en el minuto 87.

El entrenador racinguista, en la rueda de prensa posterior al encuentro, explicó que “la eliminatoria se juega a 180 minutos, está abierta y estoy convencido de que vamos a seguir adelante en la Copa del Rey. Es como si en un partido perdemos 1-0 al descanso pero nos queda toda la segunda parte para remontar y, en nuestro estadio, lo lograremos si jugamos con la actitud que hemos tenido hoy. Confío plenamente en los futbolistas y si continuamos con esta ilusión y con las ganas de trabajar que hay en la plantilla van a llegar los resultados”. Los salmantinos refrendaron sus buenos números ante su público donde, esta campaña, tan sólo fueron derrotados por la Unión Deportiva Las Palmas (0-1).

Mandiá presentó un once inicial con varios cambios respecto al partido de Liga disputado ante Osasuna en El Sardinero y en el que figuraban dos jugadores, Coltorti y Oriol, que jugaron en El Helmántico sus primeros minutos de la temporada en partido oficial. El guardamete suizo se mostró muy seguro y solvente en las llegadas al área racinguista del conjunto salmantino y, en el minuto 15, despejó un peligrosísimo remate de cabeza de Linares desde la frontal del área pequeña. Por parte racinguista, las acciones de más peligro en el primer periodo llegaron en centros desde las dos bandas al área en los que Xisco se empleó a fondo ante la zaga castellana.

 

En el minuto 54 Oriol remató al lateral de la red una falta ejecutada por Arana (en el descanso sustituyó a Munitis) desde la banda derecha pero, Ramírez Domínguez, invalidó la jugada al entender que el zaguero catalán estaba en fuera de juego. Fue el primer aviso. El segundo fue un gol anotado por Christian, también con la testa, también a centro de Arana y también anulado por posición antirreglamentaria (minuto 70).Arana, muy activo durante los 45 minutos que estuvo sobre el terreno de juego, tuvo en sus botas la mejor ocasión del choque. El extremo andaluz, desbordó a su par y se internó en el área tras una carrera de más de 25 metros. Su disparo, muy potente, se estrelló en el lateral izquierdo de la red de Bernabé, justo en el fonde en el que casi dos centenares de hinchas cántabros alentaban a los suyos. Toni Moral, en el 77 desde la frontal tras recibir el balón de Geijo, y Serrano, desde casi 30 metros a dejada de Moratón, completaron la nómina de lanzamientos.

Sin embargo,fue la Unión Deportiva Salamanca quién consiguió marcar al señalar el colegiado una pena máxima de Coltorti, que además vio la cartulina roja directa, sobre Linares (minuto 85). Al haber realizado ya los tres cambios (Geijo y Serrano entraron en lugar de Xisco y Christian) Pinillos se enfundó los guantes del cancerbero suizo y Salva Sevilla anotó desde los 11 metros a falta de tres minutos para que terminase el partido. Casi sin tiempo por delante, sólo quedó un remate de cabeza de Morris en el tiempo añadido que obligó a intervenir a Bernabé.

 

FICHA TÉCNICA

UD Salamanca: Bernabé, C. Valverde, Zamora, Álvaro, Perico, Cuéllar (Toti, m.68), Laionel (Salva Sevilla, m.57), Raúl Gañán, Murillo, Endika y Akinsola (Linares, m.10).

Racing: Coltorti, Pinillos, Oriol, Morris, Christian (Óscar Serrano, m.74), Moratón, Diop, Munitis (Arana, m.46), Sepsi, Toni Moral y Xisco (Geijo, m.62).

Árbitro: Ramírez Domínguez, andaluz. Expulsó al racinguista Coltorti (m.85). Amonestó a los locales Álvaro y Cuéllar a los verdiblancos Oriol, Morris, Sepsi y Diop.

Gol: 1-0; Salva Sevilla, de penalti (m.87).

Campo: El Helmántico. Terreno de juego en perfecto estado. 10.000 espectadores entre los que había dos centenares de seguidores racinguistas.