El PP pone en marcha un plan de formación continua para sus afiliados y cargos públicos

-Sáenz de Buruaga afirma que la formación es la garantía para atender mejor a los ciudadanos

María José Sáenz de Buruaga (C) David Laguillo / CANTABRIA DIARIO
María José Sáenz de Buruaga (C) David Laguillo / CANTABRIA DIARIO

El Partido Popular de Cantabria ha puesto en marcha un plan de formación continua para sus afiliados y cargos públicos, cuyo objetivo principal es hacer frente a las necesidades detectadas y  poder atender con éxito los grandes cambios y retos a los que se enfrenta la organización.

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha afirmado que, en esta nueva etapa, la formación será un pilar fundamental para capacitar a los cerca de 450 cargos públicos municipales, parlamentarios regionales y a los afiliados del partido, porque es la garantía para atender mejor a los ciudadanos.

Según Sáenz de Buruaga, se trata de un plan de formación ‘ambicioso’ para atender las necesidades de presente y preparar el futuro, reforzando las capacidades del partido y la actividad a dos años de las elecciones.

Se trata de poner en manos de los cargos públicos y de los afiliados las herramientas necesarias para actualizar conocimientos, con un reciclaje continuo, evolucionar y dar respuesta a lo que la sociedad espera y exige al Partido Popular.

Las programación arrancó ayer con un curso dirigido a concejales sobre aspectos legales básicos, uno de los cuatro ejes de actuación recogidos en el plan que darán lugar a las acciones formativas.

El primero de los ejes está dedicado al coaching, liderazgo y comunicación, e incluye formación en gestión de equipos, resolución de conflictos y liderazgo, y comunicación pública.

El segundo contempla aspectos legales básicos, incluyendo cursos sobre los constantes cambios normativos que se producen especialmente en el ámbito local, que exigen una puesta al día de los cargos públicos municipales.

El tercer eje hace referencia a la transparencia y el buen gobierno, en el que se impartirán cursos sobre presupuestos participativos, códigos éticos o sobre las declaraciones sobre transparencia y gestión, con el fin de responder a un reclamo de la sociedad actual.

El cuarto de estos ejes está dedicado a las redes sociales, como herramientas que han cobrado una gran importancia en la comunicación política y de las que es preciso hacer un uso fluido.