El PSOE critica que las bajas temerarias se conviertan en costumbre en el Ayuntamiento

  • Pedro Casares anuncia que preguntará en la comisión de Urbanismo “por qué se está produciendo de forma sistemática la adjudicación de obras con baja temeraria para perjuicio de empresas y ciudadanos”
  • Para el líder socialistala adjudicación con baja temeraria es grave porque el Ayuntamiento “hace práctica habitual de lo que debería ser una excepción”


El Secretario General del PSOE de Santander y Portavoz Municipal, Pedro Casares, crítica que las bajas temerarias se conviertan en costumbre en la gestión de proyectos por parte del Ayuntamiento de Santander, tal y como estamos comprobando las últimas semanas.

Casares denuncia esta situación a raíz de la última baja temeraria que ha aprobado el Ayuntamiento de Santander para adjudicar las obras de las cocheras del TUS, con un presupuesto de 3,8 millones de euros.

Preguntas en la Comisión de Urbanismo

“Es preocupante que un proyecto que salió a licitación por un importe de 5,6 millones de euros se adjudica en 3,8 millones de euros porque, o bien el importe inicial era desorbitado o bien ahora el estado en el que se realizarán las obras no es el conveniente” subraya Casares.

Por ello, el líder de los socialistas santanderinos anuncia que el PSOE preguntará en la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento “por qué se está produciendo de forma sistemática la adjudicación de obras con baja temeraria para perjuicio de empresas y ciudadanos” y “por qué las propias mesas de contratación las califican bajas desproporcionadas”.

Además, quieren saber cuáles son los motivos por los que se justifican y se aceptan esas bajas, “dado que a día de hoy el equipo de gobierno no los ha hechos públicos ni los comunica a los partidos políticos ni a los medios de comunicación”. “Ni en este proyecto, ni en ningún otro” aseguro el portavoz del PSOE.

Casares considera que la situación “no puede mantenerse en el tiempo” porque perjudica a muchas empresas “que no pueden arriesgarse a participar en un concurso de una obra licitada en un precio elevado pensando que posteriormente se rebajará”. A su vez, el edil socialista crítica que “siempre pesa la sombra de la duda” sobre si la rebaja de precio es la causa de que al final la calidad de las obras y materiales sea menor, se incumplan los plazos o se aprueben después sobrecostes económicos.

Práctica habitual de una excepción

El líder socialista considera grave que un Ayuntamiento “haga práctica habitual de lo que debería ser una excepción”. El edil recuerda que al igual que el proyecto de las cocheras del TUS, también se han adjudicado por baja temeraria las obras del parque de La Remonta, el parque de Menéndez Pelayo, la reforma del Mercado de la Esperanza o muchas de las escaleras mecánicas que se están licitando.

A su vez, Casares señala que no estamos hablando de bajas razonables, si no de muchísimo dinero, que desvirtúan todos los procesos de contratación municipales”.