Punto de oro en Sevilla (1-1)

El gol de Pinillos certifica una segunda parte de buen juego racinguista

 

Los clásicos dirán que el Racing vuelve a ser el antiguo verdugo del Sevilla. Los modernos que Hispalis sigue siendo terreno propicio en el siglo XXI…pero todos convendrán en que el cuadro cántabro mereció el empate (1-1) obtenido en el partido término de la cuarta jornada del campeonato. Los racingistas volvieron a demostrar que el antiguo recinto de Nervión es talismán o propio para sus intenciones. Puntuó por tercera temporada consecutiva. Portugal sigue sin perder como entrenador en el Sánchez Pizjuán (antes 0-0 y 1-2, con el Racing). Sus jugadores se sobrepusieron a la adversidad que significaba que el Sevilla se adelantara por primera vez esta campaña, en el marcador. Un punto de oro, ante uno de los más cualificados rivales del campeonato y más de una hora de juego de un buen nivel. Además, aunque no era el objetivo, impidieron que los hispalenses se situaran de líderes.

Los racinguistas salieron contentos de Nervión, primero por puntuar en la cancha de uno de los sólidos candidatos a las plazas de honor; segundo por ser capaces de sobreponerse a la discreta primera media hora y ofrecer una hora de fútbol creciente. «A pesar de ser un equipo pequeño intentamos jugar y arriesgamos para alcanzar mejores metas». Miguel Ángel Portugal reconoció a la vez que el Racing no empezó bien, especialmente en los pases, y el Sevilla cogió varias contras que ayudaron a adelantarse en el marcador. «Nos vamos satisfechos del trabajo hecho y de las sensaciones dejadas, especialmente porque mejoramos tan pronto como aseguramos el pase y, sobre todo, porque demostramos que toda la plantilla, juegue quien juegue, cree en el balompié que pretendemos hacer».

El técnico resumía en pocas palabras la realidad de lo ocurrido. El Racing, cierto, seguro que no pensaba en la historia, en aquellos anales del final de los años 20 cuando en una eliminatoria que precisó tres partidos se metió en el grupo de los diez fundadores de la Primera. Seguro, asimismo, que tampoco se acordaban de la excelente trayectoria de las últimas visitas al estadio donde hoy competían. Lo importante era seguir avanzando en el desarrollo del nuevo balompié que quiere ejecutar el equipo. Esto es, cumplir con lo establecido haya el cambio que haya.

Cierto que los comienzos no fueron buenos. A los siete minutos Perotti trató de marcar en el saque de una falta, lanzando al palo. Pero a los 12 minutos una contra, en pase de Perotti a Alfaro dejó al canterazo de cara a gol, Toño salió, calculó mal y le golpeó el rostro derribándole. El árbitro señaló penalti y tarjeta amarilla. Negredo ejecutó el máximo castigo y marcó.

Con 1-0 en contra los cántabros tardaron en rehacerse, aunque lo ensayaban. Seguía la iniciativa, velocidad y toque rápido de los sevillistas. Incluso, a los 24 Alfaro rremató de lejos y Toño paró. En el 34, de nuevo Alfaro, el más incisivo, se plantó solo ante Toño, remató y el meta despejó, a una mano y abajo, de forma espectacular, evidenciando sus reflejos. Del posible 0-2 se pasó a una evidente mejoría racinguista. Lejos de entregarse a esa media hora de juego incisivo de los andaluces, el Racing se sobrepuso a los inconveniente, rehizo su juego, juntó líneas, empezó a combinar mejor y paulatinamente dio vuelta al aprtido. Así, llegaron dos ocasiones de gol. Una en el 40, con centro de Munitis desde la derecha y cabezazo cercano de Arana despejado con apuros por Palop. La otra en el 42. Nuevo pase de Munitis, esta vez desde la izquierda, desvió Arana de cabeza y Adrián, en boca de gol y en pugna con un zaguero, no remachó por muy poco…Era el aperitivo de lo que venía.

Las oportunidades de la primera mitad parecieron dar alas y fe al Racing. Progresó aún más, después del descanso, su trabajo y se convirtió en el dominador del encuentro. Adelantando la defensa, afianzándose en la zona ancha y ambicionando el gol llevó el miedo a las gradas del Pizjuán. Si primero costaba atravesar en centro del campo andaluz, ahora eran los cántabros quienes recuperaban el balompié trenzado y adelantado de los tres primeros partidos de Liga y buscaba el gol. Y llegó. Fue a los nueve minutos de reanudado el choque.

Segunda parte de dominio cántabro

Hasta hoy, Pinillos únicamente había anotado un gol en toda su vida verdiblanca. Fue en San Mamés y de penalti. La igualada llegó certificando lo que es el nuevo Racing. Buen toque de Adrián desde la izquierda, leve rechace y Pinillos, que llegaba, una vez más, por la derecha, remató a botepronto y marcó un tanto espectacular. Su familia, y en especial su sobrina, recogió el brindis y todo el equipo festejó el empate.

Pero el Racing no se conformó. Portugal demostró que es verdad que toda la plantilla cree en el balompié organizado y no exento de ambición que se propugna. Entraron Lacen, Ariel y hasta el canterazo Edu Bedia, y el bloque no se resintió. Todo lo contrario. Buscó la victoria. No se conformó con el punto y hasta Diop se acercó al gol. Fue en el minuto 78 cuando se encaró con Palop, pero su remate golpeó el cuerpo del portero.

Hasta el final, el encuentro se abrió, y mucho. Los sevillistas no se entregaban, pero se encontraban con un Racing que superaba la prueba de la defensa y replicaba con ostensible peligro. El cuadro cántabro demostró que sigue yendo a más, que se asimila el atractivo esquema y que es capaz de puntuar, incluso, en el feudo de uno de los grandes. Más que meritorio, pues, el punto anotado cerca de la Giralda y, sobre todo, sensaciones inequívocas de que cabe la confianza en este plantel y, especialmente, en la propuesta de un balompié atrevido.

 

FICHA TÉCNICA

Sevilla: Palop; Konko, Alexis, Escudé, Fernando Navarro; Alfaro (Acosta, m.80), Zokora, Guarente, Perotti; Cigarini (José Carlos, m.69) y Negredo (Luis Fabiano, m.75).

Racing: Toño; Pinillos, Henrique, Torrejón, Cisma; Munitis, Diop, Tziolis, Arana (Edu Bedia, m.84); Adrián (Lacen, m.70) y Rosenberg (Ariel, m.59).

Goles:

1-0, m.13: Negredo, de penalti cometido por Toño sobre Alfaro.

1-1, m.54: Pinillos remató sobre la marcha, de tiro cruzado desde la frontal del área, un centro de Adrián, desviado ligeramente por la defensa.

Árbitro: Ayza Gámez (Comité Valenciano). Amonestó a Toño y Tziolis (m.20).

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de Liga de Primera División disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 35.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. El Racing vistió su segunda equipación (negra con detalles azules y rojos) y la variante de las medias blancas. El Sevilla ejecutó siete saques de esquina, por cinto (todos en el segunda mitad) el Racing.

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia