Cantabria

Reclaman una ruta segura para ciclistas en el tramo de la N-634 entre Puente San Miguel y Cabezón de la Sal

Las Mesas de Movilidad de Cantabria aseguran que la situación de ‘inseguridad vial’ del colectivo ciclista que utiliza habitualmente las carreteras secundarias de Cantabria ‘es clara’. En concreto esa inseguridad se ha demostrado en el itinerario Puente San Miguel-Cabezón de la Sal por la N-634, que de nuevo ha cobrado actualidad por un nuevo accidente grave en las pasadas semanas generada por la elevada intensidad de uso de la antigua carretera nacional Irún-Coruña (N-634) por ciclistas en el tramo comprendido entre Puente San Miguel y Cabezón de la Sal aconsejan ‘actuar de forma urgente’.

Con la puesta en funcionamiento de la A-8 (la autovía paralela), la N-634 ‘adolece de un sobredimensionamiento’ para las necesidades de usuarios que soporta y que favorece las velocidades excesivas de los automóviles y las distracciones de conductores que entrañan riesgo elevado de atropello a ciclistas y peatones.

‘Las Mesas de Movilidad de Cantabria reclamamos actuaciones sobre la N-634 para garantizar una vía segura para los numerosos ciclistas que la utilizamos’, señala el colectivo en un comunicado. “Las medidas que reclamamos ya han sido solicitadas, en cualquier caso, por los Ayuntamientos de Reocín y de Cabezón de la Sal para la mejora de la seguridad vial de los ciclistas y que están previstas en el Plan Especial de Protección y seguridad del colectivo ciclista aprobado en mayo del pasado año por la Dirección General de Tráfico”.

Desde las Mesas de Movilidad nos adherimos a la propuesta de un Proyecto Piloto de Intervención en el tramo de la carretera N-634, que incluya al menos:

  1. La creación de una nueva ruta segura para ciclistas en este itinerario de 15 kms. entre Puente San Miguel y Cabezon de la Sal con un arcén ampliado a 2,4 m.

  2. La señalización horizontal (extruder/tachuelas/separadores viales de caucho) del tramo aludido en áreas interurbanas.

  3. La reducción de la anchura de cada carril a 3,20 m.

  4. La reducción de la velocidad a un máximo de 80 kms/h, adecuándose al nuevo ancho del vial.

  5. El refuerzo de la señalización vertical con más información sobre el abundante uso ciclista

  6. La exigencia de las actuaciones previstas para travesías y tramos urbanos incluidas dentro del Plan de Medidas Urgentes para la reducción de la siniestralidad, como el calmado de tráfico, las glorietas y apoyar la creación de arcenes bici.

“Tomar medidas como las propuestas en el resto de vías secundarias de Cantabria, permitiría usas las mismas para los ciclistas de forma segura para el uso de la bicicleta e incluso en muchos casos para los peatones, como vías verdes como conexión entre poblaciones, sin jugarse también la vida cuando salen a dar un paseo”, sentencian.

You may also like

Comments are closed.

More in:Cantabria