Portada

Revilla asegura que la EPA constata que Cantabria “vive un cambio a mejor”

Manifestación del 1 de mayo en Santander / Foto: archivo CANTABRIADIARIO.COM
Manifestación del 1 de mayo en Santander / Foto: archivo CANTABRIADIARIO.COM
Manifestación del 1 de mayo en Santander / Foto: archivo CANTABRIADIARIO.COM

Manifestación del 1 de mayo en Santander / Foto: archivo CANTABRIADIARIO.COM

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha valorado la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy como la constatación de que la Comunidad Autónoma “vive un cambio a mejor”, después de registrar en 2016 una reducción del paro del 26,7 por ciento, más del doble que la media nacional y la segunda mayor de España, con 13.000 desempleados menos y una caída de casi cinco puntos en la tasa de paro, que se sitúa en el 12,8 por ciento frente al 18,6 del conjunto del país.

“Los datos son alentadores”, ha asegurado el presidente, quien no obstante reconoce que la lucha contra el desempleo y las consecuencias de la crisis económica “sigue siendo la primera prioridad”. “El Gobierno seguirá haciendo cuanto esté en su mano y más para continuar la reducción del paro y consolidar la recuperación económica que atestiguan los diferentes indicadores”, ha recalcado.

Asimismo, ha destacado que esta evolución del empleo es “un buen síntoma y un estímulo” para el proyecto de recuperación que ha puesto en marcha el Ejecutivo cántabro desde su toma de posesión en julio de 2015 y que ha supuesto “una clara ruptura” con la etapa anterior, “marcada por la inacción y los recortes sociales”.

En este sentido ha destacado que la reducción del desempleo en 2016 no sólo ha sido cinco veces mayor que la registrada en 2015, sino que además Cantabria ha dejado de estar entre las regiones con menores caídas para situarse entre las que más disminuyen el desempleo.

Revilla espera que esta tendencia se vea “reforzada y fortalecida” a lo largo del presente ejercicio, impulsada por el presupuesto autonómico que en este momento tramita el Parlamento cántabro y que por primera vez en los últimos años prevé “políticas expansivas, con una ligera recuperación de la inversión pública que sin duda tendrá efectos positivos para la economía el empleo”. Además, ha subrayado las “buenas expectativas” que conlleva para el sector servicios la celebración a partir del próximo mes de abril del Año Jubilar Lebaniego, ya que supondrá “la llegada de mucha gente a Cantabria”.

“Aun tenemos mucho trabajo por delante, pero los datos indican que estamos en el camino correcto”, ha concluido el presidente.

Sin embargo, para la secretaria de Empleo de CCOO Cantabria, Laura Lombilla, ha advertido de que, a pesar de la mejoría de los datos que ha ofrecido hoy la Encuesta de Población Activa (EPA) relativos al cuarto trimestre de 2016, es preocupante la situación de los 14.400 parados que llevan sin encontrar trabajo dos años o más, ya que supone el 40,34 por ciento de los desempleados, una cifra “demasiado elevada” para poder hablar de “recuperación económica” en la región.

Además, para Lombilla es significativo que, en relación al tercer trimestre, la ocupación en Cantabria haya registrado una caída del 0,84 por ciento, tras perder 2.000 puestos de trabajo, y aunque han crecido “notablemente” las personas ocupadas en la comunidad respecto a la misma fecha de 2015, tras comparar la tasa de actividad con el resto del país, la región sigue 2,7 puntos por debajo de la media nacional.

Para CCOO, el mayor problema de la región es que su mercado laboral no ofrece estabilidad porque en la actualidad el empleo “no tiene calidad, es precario y de carácter temporal”, y esto se confirma con el “alto” porcentaje de contratos temporales que se rubrican en Cantabria, que en los últimos tres meses de 2016, ha llegado hasta el 64 por ciento para los asalariados.

A pesar de que las cifras “vislumbran cierta mejoría económica”, Lombilla ha afirmado que nuestro mercado laboral necesita “de manera inmediata” un revulsivo basado en nuevas políticas de empleo que sea capaz, no solo de incorporar a los parados, tanto de corta como de larga duración, sino de crear puestos de trabajo de calidad y estables.

Por su parte, el secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, afirmó hoy que las estadísticas de la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre del año “confirman un último trimestre de 2016 negativo para el mercado laboral de la región, aunque el balance anual muestre una cierta mejoría en el aumento de ocupados y en la disminución de desempleados”.

“Hay más ocupados y menos desempleados que al término de 2015, pese a que en el último trimestre del año pasado Cantabria fue una de las pocas autonomías con resultados negativos en ambos conceptos”, subrayó Ibáñez, tras matizar que “de todos modos, una vez más, hay que destacar por desgracia que el empleo generado es predominantemente precario y seguimos teniendo serios problemas con el paro de larga duración”.

En este sentido, el responsable regional de Empleo de UGT recordó que en 2016 un 63,86% de los 20.200 nuevos asalariados contabilizados por la EPA en Cantabria tuvieron un contrato temporal (12.900), “lo que provoca que la región tenga ahora los mayores índices de temporalidad en el empleo desde el año 2008”.

“La EPA simplemente viene a confirmar lo que difunden otras estadísticas del mercado laboral, que hay más empleo pero muy precario, que el problema ya no es sólo de cantidad sino también y sobre todo de calidad del empleo”, agregó Ibáñez.

El secretario de Empleo de UGT aludió también “las altas tasas de paro de larga duración” de Cantabria, que cerró el año pasado con un 57,98% de desempleados que llevan buscando empleo desde al menos hace un año (20.700), lo cual, en opinión de Ibáñez, “no deja de ser un serio problema estructural porque no se logra dar salida a una bolsa tan considerable de desempleados de larga duración, de los que más de un 40% (14.400) llevan ya más de dos años en el paro”.

Para el sindicato USO, los vaivenes estacionales le hacen irregular, de ahí el aumento de parados en el último cuatrimestre, al contrario del resto del Estado que crea empleo en el mismo período.

USO considera que hay varios aspectos relevantes en la encuesta que no pueden pasar desapercibidos, Cantabria cuenta con una tasa de actividad un 2,75% más baja que la media nacional, es decir, hay más tasa de población que no busca trabajo, muchos de ellos por perder la esperanza de encontrarlo; y por otro lado la población mayor de 16 años ha disminuido en más de 8.000 personas en los últimos 4 ejercicios, el retorno de extranjeros y la emigración de los jóvenes son algunas de las causas más importantes.

El aumento de la población ocupada durante el año 2016 es un buen dato que se valora positivamente, aunque hay un porcentaje nada desdeñable de ‘contratación pública precaria que enmascara la realidad’. No obstante el mercado laboral ‘sigue enfermo en su conjunto’ con aumentos de índices de precariedad y baja remuneración que no produce el efecto multiplicador en los sectores de servicios y construcción de anteriores períodos.

You may also like

Comments are closed.

More in:Portada