Se intensifican los controles preventivos de alcohol y drogas

Se intensifican los controles preventivos de alcohol y drogas
Se intensifican los controles preventivos de alcohol y drogas

-El delegado del Gobierno Pablo Zuloaga llama a la responsabilidad de todos y dice que las pruebas son uno de los instrumentos “más eficaces” para evitar que los conductores consuman sustancias psicoactivas

-Acompaña a los efectivos de Guardia Civil en uno de los controles de la campaña especial de la DGT para advertir sobre los peligros de conducir tras consumir estas sustancias

-En Cantabria se realizarán más de 2.000 pruebas entre los días 10 y 16 de diciembre y, por primera vez, se incorporan efectivos de las policías locales de Laredo y Santander

Como viene siendo habitual en los últimos años por estas fechas, la Dirección General de Tráfico ha puesto esta semana en marcha una campaña de concienciación sobre el riesgo que supone el consumo de sustancias psicoactivas y la conducción, en una época del año en el que el consumo de alcohol y de otras drogas aumenta debido a las comidas y cenas navideñas.

Durante una semana, del 10 al 16 de diciembre, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán los controles sobre este factor de riesgo causante de casi un tercio de los accidentes mortales, aunque estas pruebas se prolongarán durante las fiestas navideñas.

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, junto al jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, ha acompañado este viernes a los agentes de Guardia Civil durante uno de estos controles preventivos, realizado en la N-623 a su paso Renedo de Piélagos.

Haciendo suyas las palabras de Pere Navarro, director general de la DGT, Zuloaga ha afirmado que “la realización de estos controles preventivos en carretera es, junto con la educación vial, uno de los instrumentos más eficaces para disuadir al conductor de ponerse al volante si ha consumido cualquier sustancia psicoactiva”.

Además, el delegado del Gobierno ha hecho un llamamiento a los conductores a actuar “con sentido común” y no ponerse al volante si han consumido alcohol o cualquier otra sustancia, especialmente en estas fechas tan propicias a comidas y cenas. Así, ha afirmado que “si se va a brindar, mejor no coger el coche y hacer uso del transporte público para evitar sanciones y males mayores, pues los infractores ponen en riesgo su vida y la del resto de usuarios de las carreteras”.

2.000 pruebas en Cantabria

Zuloaga ha destacado que desde el pasado lunes y hasta el próximo domingo se realizarán en torno a las 2.000 pruebas de alcohol y droga en todo tipo de carreteras y a cualquier hora del día, poniendo especial énfasis en los colectivos policonsumidores. A nivel nacional, el total de pruebas realizadas ascenderá a 20.000.

El delegado del Gobierno también ha puesto en valor que se haya invitado a los ayuntamientos de más de 25.000 habitantes a sumarse a la campaña. Así, por primera vez, las policías locales de Laredo y Santander se incorporan a la realización de controles para la detección de drogas en sus respectivos cascos urbanos.

A este respecto, el jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, ha señalado que los principales municipios de la Comunidad de Cantabria cuentan con equipos para la realización de este tipo de controles.

Tolosa también ha dicho que esta campaña se desarrolla de forma simultánea en 25 países europeos a través de la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL).

De las estadísticas, a la realidad

• En 2017, el 26% de los conductores fallecidos (ámbito DGT) y analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses así como por los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Murcia y Galicia, dio resultados positivos en las prueba de alcohol, y de ellos, el 74% presentaba una tasa superior a tres veces la tasa máxima permitida.

• El alcohol y las otras drogas no solo están relacionados con una mayor accidentalidad, sino que también suponen una mayor mortalidad y lesiones más severas.

• El 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5gr/l o más de alcohol en sangre, según el Observatorio Europeo de Seguridad Vial (ERSO)

• El Estudio de prevalencia de sustancias psicoactivas en conductores (EDAP) realizado en 2015 por la DGT constata que 12 de cada 100 conductores circulan tras haber ingerido drogas y/o alcohol.

Muy castigado por la Ley

A la hora de conducir, la presencia de alcohol y otras drogas en el organismo está muy castigada por la Ley.

Vía administrativa: La Ley de Seguridad fija las tasas máximas de alcohol permitidas para los conductores. Así como la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo.

La Ley de Seguridad Vial contempla para los conductores reincidentes, tomados como tales aquellos que hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo a alcohol, la sanción de 1.000€.

Esta misma sanción de 1.000€ se aplica también a aquellos conductores que circulen con una tasa que supere el doble de la permitida. En el caso de las drogas, la ley prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo del conductor, quedando excluidas las sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica. Esta infracción catalogada como muy grave está castigada con una sanción de 1.000 € y la retirada de 6 puntos.

Vía Penal: El capítulo IV del Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico y establece las siguientes penas para conducir con exceso de alcohol o bajo la influencia de drogas.