Sin salvación para el Racing

 

  • El Racing de Santander certifica su caída a Segunda B a consecuencia de una directiva despreciada por afición y sociedad
  • Fuerte presencia policial y cargas contra algunos aficionados
  • Aficionados arrojaron piedras, latas y papeleras

 

Sin salvación para el RacingEl Racing de Santander ganó 3-0 al Hércules. Pero no sirvió de nada. La extraña fórmula matemática que podía haber conseguido la ansiada permanencia del Racing en Segunda B falló.

El equipo cántabro, conducido a los infiernos por una presunta directiva gobernada en la sombra por Francisco Pernía y por un tal Ángel Lavín alias “Harry”, certificó este sábado su caída definitiva a Segunda B, tras una insulsa primera parte y una siniestra dependencia radiofónica de otros encuentros.

Los alrededores de El Sardinero se convirtieron en un polvorín.

Los aficionados pidieron a los presuntos directivos la dimisión de sus cargos de forma inmediata.

Algunos aficionados, concentrados en los alrededores de El Sardinero, arrojaron piedras, latas e incluso papeleras hacia la numerosa dotación policial apostada en el exterior del campo. El autobús de los jugadores tuvo que ser escoltado por la policía hasta abandonar las instalaciones.